El rincón del pensamiento

Cada semana, PRONTO te invita a la reflexión con estos pequeños cuentos que condensan grandes lecciones de vida.
El sueldo de papá Ilustración: Alberto Vázquez

El sueldo de papá

Érase una vez un niño que esperaba ansioso la vuelta de su padre del trabajo. En cuanto llegó, corrió hacia él y le preguntó: «Papi, ¿cuánto dinero te pagan por hora de trabajo?». El padre le miró con expresión severa y le replicó: «Mira, hijo, eso ni tu madre lo sabe. Anda, no me molestes más, que estoy cansado». El pequeño insistió: «Pero, papá, sólo es una pregunta. ¿Cuánto ganas por hora?». La reacción de su progenitor se suavizó y le respondió explicándole que le pagaban 20 euros por hora. «¿Y me podrías prestar 10?», inquirió el chaval. Al escuchar la pregunta, el padre montó en cólera y le dijo: «¡Así que por eso querías saber lo que gano! ¡Vete a dormir y no molestes! ¡Eres un interesado!». Tras meditar sobre lo sucedido con el niño, el hombre se sintió culpable y pensó que el chico tal vez sólo quería comprar algo. Para descargar su conciencia, fue a su cuarto y le dio los 10 euros que le había pedido. «¡Gracias!», exclamó con alegría el pequeño sacando de debajo de su almohada otro billete de 10 y diciéndole:  «Ya tengo 20 euros, ¿me podrías vender una hora de tu tiempo?». El hombre se quedó de piedra y se sintió fatal, porque se dio cuenta de que apenas estaba con su hijo y de que, muchas veces, perdía el tiempo en otras cosas sin darse cuenta de que el pequeño era lo más importante de su vida.