Noticias del corazón

19 de octubre de 2019

Día Mundial Contra el Cáncer de Mama: causas, síntomas y mamografía

Con motivo del Día Mundial del Cáncer de Mama, es muy importante incidir en la relevancia que tienen la prevención y el diagnóstico precoz, para reducir el riesgo de sufrir esta enfermedad y mejorar el pronóstico en caso de padecerla. ¿Qué debes saber?

 

 

Posibles causas

 

Cada año, la incidencia del cáncer de mama se incrementa entre un 1 y un 2%. Aunque no se sabe exactamente el porqué de este rápido aumento, se sospecha que puede estar relacionado con factores como, por ejemplo, el exceso de grasa en la dieta y el sedentarismo, el sobrepeso y el retraso en la maternidad.

 

Es una enfermedad que afecta sobre todo a las mujeres, aunque también puede aparecer en hombres. Entre el 5 y el 10% de los cánceres de mama son de herencia genética, que se transmiten de madres a hijas, por lo que tener dos o más familiares de primer grado (madre, hermana, hija) o de segundo (abuela, tía) con cáncer de mama o de ovario, nos hace más susceptibles a padecerlo.

 

Además, las mujeres que no tienen hijos tienen casi un 2% más de probabilidad de padecer cáncer de mama que las mujeres que sí han sido madres. Es más, cuanto más joven se tiene el primer hijo, más protegida se está de este tipo de cáncer y dar el pecho reduce las posibilidades un 4,3% por cada año de lactancia.

 

Alimentarse correctamente también reduce el riesgo de padecer la enfermedad. De hecho, hay algunos alimentos que mantienen alejados a los tumores, como por ejemplo, brócoli, ajo, nueces, setas, pescado azul, aceite de oliva y té verde. Por otro lado, las grasas saturadas y «trans», así como el alcohol y el tabaco, aumentan el riesgo de cáncer y de metástasis hasta un 15%.

 

Síntomas y señales a tener en cuenta

 

A la hora de autoexplorarse, hay una serie de irregularidades en el pecho que deben observarse con especial atención. En el caso de percibir alguno de los siguientes cambios en tu mama, es importante ponerlo en conocimiento de tu médico o ginecólogo para descartar la existencia de un tumor.

 

– Presencia de un nódulo o bulto en la mama o en la axila, de consistencia dura, contornos irregulares y móvil al tacto.

– Cambios en la forma o consistencia del seno, que puede presentarse inflamada o dura al tacto.

 – Dolor con la palpación. Aunque el cáncer no siempre duele, si se nota una molestia inusual, comunícaselo a tu médico.

– Irregularidades en la piel: enrojecimiento, úlceras, hoyuelos, cambios de color, descamación cutánea o textura con piel de naranja.

– Hundimiento del pezón o secreción del mismo. Puede mostrarse retraído, girado o bien segregar líquido de color sanguinolento.

 

Cáncer de mamaAutoexploración

 

Mamografía: la prueba que te puede salvar la vida

 

Cuando el cáncer de mama se detecta en su etapa inicial, las posibilidades de curación son casi del 100%. Por eso, es importante someterse a esta prueba con la periodicidad que establezca tu médico.

 

Esta prueba es una radiografía especial que puede detectar lesiones en estadios muy incipientes (hasta dos años antes de que sean palpables) y cuando el cáncer todavía no se ha diseminado a los ganglios ni a otros órganos.

 

Mamografía

Otras noticias de actualidad

Ver todas las noticias