Noticias pronto

18 de enero de 2019

El infográfico: la manzana

«Una manzana al día, del médico te libraría», reza la sabiduría popular. Esta fruta no destaca por su riqueza en vitaminas ni en minerales, pero es un yacimiento de gran valor en la prevención de trastornos cardiovasculares, enfermedades degenerativas y cáncer.

 

Cuando se come con su propia piel es una fuente esencial de flavonoides, en concreto de quercetina. Este antioxidante y antiinflamatorio natural ayuda a mantener nuestro cerebro joven, ya que facilita la concentración y la agilidad mental.

 

Ligera, diurética (como ocurre con la pera) y laxante –siempre que se coma con su piel–, comer manzanas de forma regular mejora el control de la saciedad y favorece un estado de ánimo más estable al liberar energía de forma progresiva.

 

Además, morder una manzana fresca al finalizar una comida mejora la higiene bucal, ya que nos ayuda a generar saliva y a reequilibrar el pH de la boca. Por su contenido en flúor, hace que los dientes sean más resistentes frente a la caries.

 

Más por menos: comer la fruta entera sale más barato que comprarla en forma de compota, un tipo de preparación que aporta el doble de azúcar y la mitad de potasio y vitamina C.

Otras noticias de actualidad

Ver todas las noticias