Belleza

16 de noviembre de 2019

Piel sensible, a salvo de rojeces y sequedad

Piel sensible a salvo de rojeces y sequedad  El frío y los cambios bruscos de temperatura son un duro examen para los cutis de naturaleza más sensible.

Si tu piel reacciona de forma exagerada al frío, al sol, al estrés o al menor roce, toma medidas cuanto antes. Y es que los meses de invierno ponen a prueba el nivel de tolerancia de ciertos tipos de cutis. ¿Sabías que la sensibilidad de la piel afecta cada vez a un mayor número de mujeres?

 

La contaminación, el ajetreado ritmo de vida que llevamos, los malos hábitos dietéticos o el uso de productos inapropiados alteran su delicado equilibrio. Si eres selectiva con los cosméticos que utilizas para limpiarla, desmaquillarla y exfoliarla y reduces al mínimo el número de pasos que das en tus rutinas de belleza, ¡te olvidarás de que tienes la piel sensible! Para prevenir la sequedad, nada mejor que utilizar una hidratante específica con fórmulas libres de alcohol, perfumes y conservantes y evitar cualquier crema que contenga alfa hidroxiácidos, treitinoina o retinol, ingredientes que suelen irritarla. Y, aunque no pises la alta montaña, protege tu rostro con un filtro SPF 30 o 50, ya que el sol es junto con el frío el peor enemigo de los cutis sensibles.

 

Si eres propensa al enrojecimiento de la piel y no te basta con el uso de una hidratante ultraemoliente que cree un efecto barrera contra el frío, el viento y las radiaciones solares, no te quedará más remedio que recurrir a las cremas antirojeces. ¡Son muy efectivas! No lo dejes para el próximo invierno porque ganan terreno según pasan los años.