El rincón del pensamiento

1 de mayo de 2019
Cuentos cortos con grandes lecciones de vida. Para reflexionar :)
Cada uno con su destino Ilustración: Alberto Vázquez

Cada uno con su destino

Un samurái noble y honesto fue a visitar a un monje en busca de consejos. No obstante, en cuanto entró en el templo, se sintió inferior y pensó que, a pesar de haber pasado toda su vida luchando por la justicia y la paz, no se había ni acercado al estado de gracia del hombre que tenía frente a él. «¿Por qué me siento tan inferior?», le preguntó al monje. «Espera, en cuanto haya atendido a todos los visitantes de hoy, te daré la respuesta», contestó éste.

 

El samurái permaneció en el jardín del templo viendo cómo el monje recibía a todos los visitantes con la misma paciencia y la misma sonrisa. Llevado por la impaciencia, ya de noche, insistió: «¿Ahora puedes responderme?». El maestro le invitó a entrar y le mostró la luna llena que se veía a través de la ventana. «¿Ves esta luna, qué bonita es? Cruzará todo el firmamento, pero mañana el sol volverá a brillar. Nunca escuché a la luna decirle al sol: “¿Por qué no tengo el mismo brillo que tú? ¿Soy inferior?”». «Claro que no –respondió el samurái–, son diferentes y cada uno tiene su propia belleza, no podemos compararlos».

 

«Entonces ya sabes la respuesta. Tú y yo somos diferentes, cada cual lucha a su manera por lo que cree y queriendo mejorar el mundo. ¿De qué sirve compararse?», le replicó el monje.