El rincón del pensamiento

14 de noviembre de 2018
Cuentos cortos con grandes lecciones de vida. Para reflexionar :)
Dos caminos y una decisión Ilustración: Alberto Vázquez

Dos caminos y una decisión

Un hombre desorientado estaba ante dos caminos y no sabía cuál conducía a su destino. Una anciana con una canasta, vestido largo desgastado y sandalias llenas de barro le ofreció ayuda, pero él, al ver el aspecto de ésta, la rechazó y escogió uno de los caminos al azar. El hombre empezó a andar y al poco se hizo de noche, hasta que llegó a un acantilado con un puente en muy mal estado y prefirió no cruzar. Como ya era muy oscuro, decidió acampar, sin comida ni agua, y esperar al día siguiente para volver por el mismo camino. 


Al amanecer emprendió su travesía hasta llegar de nuevo donde estaban los dos caminos, y allí volvía a estar la anciana. Fue entonces cuando le preguntó: «Señora, no me diga que el otro camino tampoco conduce a ningún sitio». La mujer le contestó: «Sí, buen hombre, ese paso conduce al valle de la abundancia. Ayer se lo quise decir porque yo estoy aquí cada día para ayudar a los peregrinos, pero usted no me quiso escuchar». A continuación, sacó una manzana de la canasta y se la dio.


Esto nos hace ver que nadie puede elegir por ti el camino a seguir, pero siempre encontrarás señales que te ayuden a tomar la mejor decisión. Debes andar cauto y sin prejuzgar, ya que nadie se cruza en tu vida por casualidad.