El rincón del pensamiento

24 de julio de 2019
Cuentos cortos con grandes lecciones de vida. Para reflexionar :)
Dos monjes y una mujer Alberto Vázquez

Dos monjes y una mujer

Dos monjes zen iban cruzando un río. Se encontraron con una mujer muy joven y hermosa que también quería cruzar, pero tenía mucho miedo, así que uno de ellos la subió sobre sus hombros y la llevó hasta la orilla. El otro monje estaba furioso. No dijo nada, pero hervía por dentro. Eso estaba prohibido, un monje budista no debía tocar a una mujer y su compañero no sólo la había tocado, sino que la había llevado sobre los hombros.

 

Recorrieron varios kilómetros en silencio, pero cuando llegaron al monasterio, el monje que estaba enojado ya no aguantó más, se volvió hacia el otro y le espetó: «Tendré que decírselo al maestro. Voy a tener que informar acerca de esto porque está prohibido». «¿De qué estás hablando? ¿Qué está prohibido?», le preguntó el otro asombrado. «¿Ya lo has olvidado? ¡Llevaste a esa hermosa mujer sobre tus hombros», exclamó furioso. El monje se rió y luego dijo: «Sí, es cierto, yo la llevé. Pero la dejé en el río, muchos kilómetros atrás. Tú, en cambio, todavía la estás cargando».

 

Esto nos enseña que a veces acarreamos con sentimientos como la ira o el rencor, que pueden llegar a convertirse en una pesada carga para nuestras vidas, impidiéndonos avanzar. Sólo liberándonos de estas cadenas podremos seguir nuestro camino hacia la realización personal.