El rincón del pensamiento

21 de agosto de 2016
Cada semana, PRONTO te invita a la reflexión con estos pequeños cuentos que condensan grandes lecciones de vida.
El águila desplumada Ilustración: Alberto Vázquez  

El águila desplumada

Un hombre había atrapado un águila y, tras cortarle las plumas para que no pudiera escaparse, la encerró en un corral con sus gallinas. Allí, el ave se sentía como una reina encarcelada y se pasaba todo el día en un rincón, entristecida y sin apenas comer. Para su fortuna, pasó por la granja un hombre que, viéndola tan desvalida y con tan mal aspecto, decidió comprársela al dueño y darle una segunda oportunidad. Lo primero que hizo fue arrancarle las plumas cortadas y esperar a que le creciesen de nuevo. En cuanto el águila recobró su bello plumaje, empezó de nuevo a batir las alas y, en pocos días, alzó el vuelo. La rapaz estaba tan agradecida con aquel hombre que le devolvió la libertad que decidió regalarle la primera presa que capturó, una liebre. 
Una zorra, que la vio, se acercó maliciosamente y le dijo: «No le lleves ese regalo a quien te liberó, sino al que te capturó. El primero es bueno por naturaleza y a quien debes halagar para que no te haga de nuevo lo mismo es al que te encerró con sus gallinas». La incauta águila le hizo caso y el granjero volvió a atraparla y le cortó las plumas. No lo olvidemos, siempre hay que ser generoso con las personas buenas y, por prudencia, hay que alejarse de los malvados que insinúan hacer lo incorrecto.