Noticias pronto

12 de junio de 2019

El caballo salvaje y el jabalí

Un caballo salvaje saciaba su sed cada día en un río poco profundo. Allí también acudía un jabalí que, al remover el barro del fondo con su hocico y las patas, enturbiada el agua. El caballo le pidió que tuviera más cuidado, pero el jabalí se ofendió y lo trató de loco. El equino, lleno de ira, fue a buscar a un hombre y le pidió ayuda...

 

«Yo me enfrentaré a esa bestia, pero tú debes permitirme montar sobre tu lomo», dijo el humano. El animal estuvo de acuerdo. Encontraron al jabalí cerca del bosque y el hombre lo mató. Libre ya del jabalí, el caballo enfiló hacia el río para beber en sus aguas claras, seguro de que no volvería a ser molestado.

 

Pero el hombre no tenía ninguna intención de bajar de su lomo. «Me alegro de haberte ayudado. No sólo maté a esa bestia, sino que capturé a un espléndido caballo», le dijo. Y, aunque el animal se resistió, el hombre lo obligó a hacer su voluntad y le puso rienda y montura.

 

El caballo, que siempre había sido libre como el viento, por primera vez en su vida, tuvo que obedecer a un amo. «Las molestias que me causaba el jabalí no eran nada comparado con esto», se lamentaba.

 

Esto nos enseña que, a veces, con el afán de castigar el daño que nos hacen, nos aliamos con quien sólo tiene interés en dominarnos, y al final salimos perdiendo.

 

Otras noticias de actualidad

Ver todas las noticias