El rincón del pensamiento

18 de diciembre de 2016
Cuentos cortos con grandes lecciones de vida. Para reflexionar :)
El ermitaño astuto Ilustración: Alberto Vázquez

El ermitaño astuto

Erase una vez un eremita que, pese a su avanzada edad, sus cabellos blancos y su rostro plagado de arrugas, mantenía una mente sagaz y despierta y un cuerpo flexible. Además, había logrado un asombroso dominio de sus facultades, si bien lo que no consiguió fue callar su arrogante ego. Pero, como le sucede a todo el mundo, un día el Señor de la Muerte le envió a uno de sus emisarios para comunicarle que había llegado la hora de despedirse de este mundo.
Gracias a su talento para la clarividencia, el ermitaño intuyó lo que iba a suceder y desplegó a su alrededor 39 figuras idénticas a la suya, de tal manera que, al llegar el mensajero de la Muerte, éste quedó totalmente confundido y no pudo apresar al astuto anciano. Cuando regresó ante su amo y explicó lo sucedido, el Señor de la Muerte le susurró al oído lo que debía hacer y una amplia sonrisa se dibujó en su rostro. 
De nuevo ante el eremita, éste repitió el truco de la multiplicación, pero esta vez el emisario dijo: «¡Qué gran proeza! Aunque hay un pequeño fallo». El anciano, herido en su orgullo, preguntó: «¿Cuál?». Y ésa fue su perdición, porque al hablar el emisario de la Muerte lo atrapó, ya que lo único que hace falta para descubrir a un ególatra es una palabra de adulación o crítica.