El rincón del pensamiento

4 de septiembre de 2016
Cada semana, PRONTO te invita a la reflexión con estos pequeños cuentos que condensan grandes lecciones de vida.
El sabio y los deseos Ilustración: Alberto Vázquez

El sabio y los deseos

Un joven llamado Tanit fue a ver al sabio del pueblo para saber qué es lo que tenía que hacer para conseguir lo que quería. El hombre le miró y no le respondió. El muchacho volvió a visitarle varias veces con la misma respuesta: silencio. Hasta que un día,  el sabio le dijo: «Ven conmigo». Y se dirigieron a un río cercano donde el hombre se metió en el agua con Tanit. Cuando alcanzaron cierta profundidad, el sabio se apoyó en los hombros del joven y lo sumergió en el agua. Pese a los esfuerzos de Tanit por liberarse, lo mantuvo allí un rato hasta que, al final, lo soltó y el chico pudo sacar la cabeza del agua y tomar una gran bocanada de aire. «Cuando estabas bajo el agua, ¿qué es lo que más deseabas?», le preguntó el anciano. «Aire, quería aire», respondió Tanit. «¿No preferías riquezas, comodidad, placeres, poder o amor?», insistió el sabio. «No. Sólo deseaba una cosa: aire. Necesitaba aire y sólo y únicamente aire», dijo el joven. «Entonces, recuerda la intensidad de tu deseo por salir del agua. Porque para conseguir tu objetivo debes quererlo con la misma intensidad con la que ahora querías el aire. Y, además, debe ser tu única aspiración día y noche. Si tienes ese fervor y te centras en una sola cosa, conseguirás, sin duda, lo que quieras», le aconsejó el sabio.