El rincón del pensamiento

1 de enero de 2020
Cuentos cortos con grandes lecciones de vida. Para reflexionar :)
La hormiga y el lirio Ilustración: Alberto Vázquez

La hormiga y el lirio

Érase una vez una hormiga que dedicaba su vida a trabajar  y, nada más levantarse, ya tenía planificado lo que haría. Un día fue a buscar comida a un estanque que estaba alejado del hormiguero. Al llegar allí, vio un precioso lirio que acababa de florecer. Se acercó a él y le dijo: «Hola, eres muy bonito... pero, ¿qué eres en realidad?». A lo que la flor respondió: «Soy un lirio, gracias, ¿y tú?». «Soy una hormiga», contestó ella. Y eso parecía el inicio de una larga amistad.     


Pasaron todo el rato charlando y riendo, pero al anochecer tuvieron que separarse prometiendo que se reencontrarían al día siguiente. De regreso a casa, la hormiga pensó que admiraba al lirio: «Mañana le diré que me encanta su forma de ser». 


Al día siguiente, la hormiga vio que no había trabajado nada y todo estaba por hacer, así que no pudo acudir a su cita. Tampoco cumplió su palabra 24 horas después, porque amaneció con mucho viento y lloviendo. Al tercer día, se despertó muy temprano y corrió al encuentro de su amigo el lirio pero, con gran tristeza, lo vio muerto en el suelo.

 

Ellos nunca pudieron mostrarse el gran aprecio que sentían mutuamente. ¿La moraleja? No esperes a mañana para decir a tus seres queridos lo importantes que son para ti.