El rincón del pensamiento

25 de septiembre de 2016
Cada semana, PRONTO te invita a la reflexión con estos pequeños cuentos que condensan grandes lecciones de vida.
La aguja Ilustración: Alberto Vázquez

La aguja

Una tarde, la gente del pueblo vio a Rabiya buscando algo en la calle delante de su choza. Todos se acercaron a la anciana para preguntarle qué estaba buscando. «He perdido mi aguja», les respondió. Y todo el pueblo se puso a ayudarla a encontrar aquel diminuto objeto. Al cabo de un rato, alguien le dijo: «Rabiya, la calle es muy amplia y la aguja es algo muy pequeño. ¿Dónde se te cayó exactamente?». Y la mujer contestó: «Dentro de mi casa». Todos se miraron con cara de sorpresa y exclamaron: «¿Y por qué la buscas aquí fuera?». Rabiya les miró y respondió: «Porque aquí hay luz y dentro de mi choza, no». Los vecinos pensaron que la anciana se había vuelto loca y le propusieron delicadamente buscar la aguja dentro de la casa. «¡Sois tan inteligentes para solucionar las cosas pequeñas...!», exclamó Rabiya. «¿Cuándo vais a utilizar esa misma capacidad para vuestra vida interior?», les preguntó muy seria. Y entonces les habló sobre su infelicidad y su manía de intentar esconderla bajo cosas externas: «¿Por qué buscáis la dicha en el mundo exterior? ¿Qué se os ha perdido allí? Por mi propia experiencia sé que la felicidad se encuentra en el interior de cada persona. Como la aguja que estamos buscando, que está dentro de mi hogar».