El rincón del pensamiento

28 de enero de 2018
Cuentos cortos con grandes lecciones de vida. Para reflexionar :)
La conciencia tranquila Ilustración: Alberto Vázquez

La conciencia tranquila

El maestro dijo a sus discípulos: «Soy pobre y débil, pero vosotros tenéis la fuerza de la juventud, y yo os enseño. Es vuestro deber reunir el dinero que necesito para vivir». A lo que ellos contestaron: «¿Cómo podemos hacerlo? La gente de esta ciudad es poco generosa, sería inútil pedir».
Fue entonces cuando el maestro les sugirió que, en este caso, «robar no sería pecado, ya que merecemos el dinero más que otros. Yo lo haría, pero soy viejo y débil». Los aprendices aceptaron y el profesor les indicó cómo hacerlo: «Escoged un lugar tranquilo, aseguraos de que nadie os vea y luego agarrad a un hombre rico y tomad su dinero sin lastimarlo». 
Todos se pusieron en marcha excepto uno. Al ser preguntado por qué no iba a cumplir lo ordenado, respondió: «El plan que usted ha trazado es irrealizable porque no existe tal lugar en el que nadie nos vea. Aun estando yo solo, mi Yo me ve. Antes mendigaría que permitir que mi Yo me vea robando».
El maestro abrazó al discípulo y le dijo: «Me doy por dichoso si uno solo de vosotros ha comprendido mis palabras». Sus otros aprendices, al ver que les había puesto a prueba, bajaron la cabeza avergonzados. Desde ese día, cuando tenían un pensamiento indigno, lo expulsaban porque «mi Yo me ve».