El rincón del pensamiento

20 de noviembre de 2019
Cuentos cortos con grandes lecciones de vida. Para reflexionar :)
La herida del rey Ilustración: Alberto Vázquez

La herida del rey

Erase una vez un rey que tenía a su servicio a un sabio consejero quien, siempre que se enfrentaba a situaciones adversas, le decía: «Qué bueno, qué bueno, qué bueno». Un día de cacería, el monarca tuvo tan mala suerte que se seccionó un dedo del pie y, cuando se reencontró con su consejero, éste exclamó: «Qué bueno, qué bueno, qué bueno». Dolido con esa reacción, el rey mandó despedir al consejero quien repitió su enigmática sentencia antes de salir.

 

Transcurrido un tiempo, el monarca fue capturado por una tribu para sacrificarlo ante su dios, pero cuando vieron que le faltaba el dedo gordo del pie decidieron que no era digno de su divinidad y lo dejaron en libertad. En ese momento, fue cuando el rey comprendió las palabras de su consejero. «Qué bueno fue perder el dedo, por ello aún sigo vivo», pensó.

 

Mandó que fueran a buscarlo para agradecerle lo que antes no había entendido y le preguntó por qué dijo «qué bueno» al ser despedido. Y el sabio hombre le respondió: «Porque de no haber sucedido eso yo habría ido con vos y a mí sí me habrían sacrificado».

 

Esto nos hace pensar que a veces no entendemos que hay una razón para cada dificultad de la vida y que hemos de tomar distancia para poder decir de nuevo: «Qué bueno».