El rincón del pensamiento

17 de diciembre de 2017
Cuentos cortos con grandes lecciones de vida. Para reflexionar :)
La naturaleza del alacrán Ilustración: Alberto Vázquez

La naturaleza del alacrán

Un viejo maestro y su discípulo iban caminando por un bosque y, al ir a atravesar un riachuelo, vieron a un alacrán que había caído al agua. Sin pensárselo dos veces, el anciano se agachó y lo cogió sacándolo de la corriente que ya le arrastraba. Al sentirse atrapado, el animal reaccionó picando la mano que sólo quería salvarlo.
El viejo sabio, aún dolorido, ignoró el dolor punzante que sentía y volvió a meter la mano en el agua. Nuevamente, el arácnido puso en marcha su sistema de autodefensa y le infligió otra picada. El nuevo ataque no fue suficiente para que el maestro desistiera de su empeño y, cuando se disponía otra vez a alargar el brazo hacia el alacrán, su discípulo le dijo: «Pero maestro, déjelo ya. No sé por qué insiste en salvar a este malvado animal». Entonces, el anciano le contestó : «Querido amigo, es normal que el alacrán haya reaccionado así, picándome una y otra vez, porque eso es parte de su naturaleza. Pero yo he sido llamado a amar a todos los seres y mi naturaleza es protegerlos al máximo». A continuación, cogió una hoja grande, sacó al alacrán del agua y lo dejó en libertad. Esto nos enseña que debemos actuar según nuestra manera de ser, sin dejar que los comportamientos negativos de otros nos condicionen.