El rincón del pensamiento

19 de junio de 2019
Cuentos cortos con grandes lecciones de vida. Para reflexionar :)
Las manos de tu padre Ilustración: Alberto Vázquez

Las manos de tu padre

Un joven fue a solicitar un puesto en una empresa grande, y llegó a la entrevista final con el director. Éste vio que su currículum era excelente, y le preguntó: «¿Fue tu padre quien pagó tus estudios?». «Sí», respondió el candidato. «¿Dónde trabaja tu padre?». «Es herrero», dijo. El director pidió al joven que le enseñara sus manos y éstas estaban suaves y perfectas. «¿Alguna vez has ayudado a tu padre?», quiso saber. «Nunca, mis padres siempre quisieron que estudiara», contestó el muchacho. El alto cargo de la empresa le hizo una petición: «Cuando llegues a casa, ve y lava las manos de tu padre, y ven a verme mañana».

 

Y así lo hizo el joven. Al lavarle las manos a su progenitor vio unas manos arrugadas y llenas de cicatrices, que habían trabajado para pagar sus estudios, por lo que también le ayudó a ordenar y limpiar el taller. Al día siguiente volvió y le contó al director que había entendido que sin su padre él no sería quien era. «Me he dado cuenta de lo difícil, duro y sacrificado que es conseguir algo por uno mismo», insistió. Y el jefe respondió: «Para este puesto quiero a una persona que conozca los sufrimientos de los demás para hacer las cosas y que el dinero no sea su única meta, por lo que estás contratado».

 

Enseña a tus hijos a apreciar el esfuerzo y los convertirás en adultos que sabrán afrontar cualquier dificultad.