El rincón del pensamiento

11 de septiembre de 2016
Cada semana, PRONTO te invita a la reflexión con estos pequeños cuentos que condensan grandes lecciones de vida.
Las percepciones del rey Ilustración: Alberto Vázquez

Las percepciones del rey

Después de mucho buscarlo, un poderoso rey encontró el amor. Su esposa reunía todas las condiciones que un hombre podía desear: era hermosa, alegre y entusiasta. En los actos oficiales, siempre caminaba orgullosa junto al rey, que pensaba: «¡Cuánto me quiere! Sabe que el protocolo indica que debe ir por detrás de mí, que mis súbditos pueden acabar en prisión si no lo hacen. Sin embargo, ella me ama tanto, que siempre desea estar a mi lado». Un día la joven iba a comerse una manzana. Era la última que quedaba, parecía muy apetitosa y, como su marido le manifestó su deseo de probarla, la partió en dos y le ofreció un trozo. «Me ama tanto, que es capaz de compartir lo que sea conmigo», pensó el soberano. Pasaron unos años, y una tarde, la pareja tuvo una gran pelea. Entonces, el rey llamó a su consejero para quejarse amargamente de su esposa. «Nunca me ha querido. Es incapaz de permanecer detrás de mí en los actos protocolarios porque quiere ser la protagonista. Recuerdo un día que llegué hambriento y sólo quedaba una manzana que fue incapaz de darme... », decía el monarca, ofuscado por su estado de ánimo, mientras su secretario pensaba que no deberíamos dejar que un pésimo humor nos haga perder de vista y desvirtuar la belleza y la bondad de las personas que tenemos al lado.