El rincón del pensamiento

27 de marzo de 2019
Cuentos cortos con grandes lecciones de vida. Para reflexionar :)
Las sospechas Ilustración: Alberto Vázquez

Las sospechas

Un mercader rico que vivía en Babilonia tenía la habilidad de conseguir todo lo que se propusiera. A pesar de este éxito, tenía dos grandes preocupaciones.

 

Por un lado, creía que sus empleados estaban estafándole y que no eran de fiar. Por otro, desconfiaba de la fidelidad de su linda esposa, ya que la veía fácilmente embaucable. Además, todas sus percepciones «encajaban» con sus sospechas. Cuando observaba a sus trabajadores, interpretaba en sus rostros las señales típicas del ladrón: nerviosismo ante un interrogatorio, sus miradas furtivas que ocultaban cosas... Con su esposa, veía un comportamiento sospechoso, en su manera de hablar en voz baja cuando comentaba sus salidas nocturnas, sus silencios, su mirada melancólica, etc.

 

Harto de vivir así, decidió investigar las cuentas de su negocio y pidió a un fiel sirviente que siguiera a su mujer. Y se llevó una sorpresa al ver que sus empleados eran inocentes y también lo era su mujer, y que las señales que él antes interpretaba negativamente ahora no le parecían sospechosas. En ese momento de reflexión por lo ocurrido, se oyó a un poeta diciendo: «El que tiene en la frente un martillo no ve más que clavos». Y es que no hay que obcecarse con las ideas preconcebidas que carecen de fundamento.