El rincón del pensamiento

23 de octubre de 2016
Cada semana, PRONTO te invita a la reflexión con estos pequeños cuentos que condensan grandes lecciones de vida.
Los defectos Ilustración: Alberto Vázquez

Los defectos

Un sabio de la antigua Persia que era muy respetado se paseaba con sus jóvenes discípulos por un bello paraje. Iban todos absortos en la contemplación de la naturaleza y respirando el aire puro de la montaña, cuando uno de los muchachos interrumpió el silencio para dirigirse al sabio: «Maestro, ¿cómo podemos combatir nuestros propios defectos?», preguntó. El hombre se paró en seco, miró a todos sus discípulos y les hizo una señal para que se alejasen del sendero adentrándose en el bosque. 
Una vez allí, ordenó al que había formulado la pregunta que arrancara un arbusto. El chico se agachó, tiró suavemente y la raíz salió con facilidad del suelo. A continuación, el sabio le mostró un arbolillo algo más crecido y el muchacho pudo también sacarlo de la tierra sin ayuda. Cuando el sabio señaló otro árbol más grande, el estudiante tuvo que pedir que otro alumno le echara una mano. Finalmente, le pidió que lo intentase con un árbol corpulento y ni ayudado por todos consiguió su objetivo. Los discípulos se miraron desilusionados y el sabio les explicó: «Eso es lo que ocurre con nuestros defectos. Al principio, cuando están poco arraigados, es fácil quitarlos, pero cuando crecen ya resulta imposible arrancarlos de nuestro corazón».