El rincón del pensamiento

30 de diciembre de 2017
Cuentos cortos con grandes lecciones de vida. Para reflexionar :)
Sordos Ilustración: Alberto Vázquez

Sordos

Dos amigos caminaban juntos por las calles de una gran ciudad. Uno de ellos era un joven alemán, acostumbrado al asfalto y a los ruidos de una gran urbe. El otro era un yogui hindú amigo suyo, que estaba de visita. Eran como el día y la noche. Uno llevaba zapatillas deportivas de última moda y una gorra de béisbol. El otro lucía ropas anaranjadas y caminaba descalzo, siguiendo como podía a su amigo. 
Antes de cruzar un semáforo, el yogui cogió a su amigo del brazo y le dijo: «Escucha atentamente. Está cantando un pájaro». A lo que su amigo respondió: «No digas tonterías. Aquí en la ciudad no hay pájaros». 
Siguieron caminando y, al cabo de un rato, el yogui dejó caer una moneda. Al instante, el muchacho alemán se detuvo y le dijo: «Espera, ha caído algo. Sí, mira allí». Y antes de que la recogiera otra persona, se agachó para recuperar la moneda. Entonces, el yogui sonrió y se dirigió a su amigo con estas palabras: «Tus oídos son muy sensibles al dinero. Basta el más mínimo tintineo sobre el asfalto para que detectes la moneda que ha caído. Pero son totalmente sordos a la naturaleza». Así es, si sólo pensamos en el dinero y las cosas materiales, nos perderemos la belleza, la alegría y los colores de la vida.