Las claves para ser feliz

23 de julio de 2017

La vida puede ser maravillosa sin que seas perfecto

La vida puede ser maravillosa sin que seas perfecto Es necesario que trates de olvidarte de vez en cuando de la presión de la vida diaria y aprendas  a saborear con intensidad cada momento.

No hace falta ser un dechado de virtudes para ser feliz. Está muy bien esforzarse en tratar de hacer las cosas lo mejor posible, pero, si esta actitud nos genera malestar, es preciso replantearnos nuestra actitud.  No hay que olvidar que la obsesión por  la perfección, en ocasiones, puede resultar perjudicial. «Procurando lo mejor estropeamos a menudo lo que está bien», decía William Shakespeare.  Sólo aceptando nuestra  imperfección podremos relajarnos y dar lo mejor de nosotros mismos. Esta semana en la revista Pronto te diremos cuál es la actitud más adecuada para evitar la obsesión para ser el/la mejor en todo momento y disfrutar de la vida con mayor intensidad. También te daremos un test para conocer cuál es tu grado de perfeccionismo y una serie de trucos para rebajar tu grado de exigencia y lograr el equilibrio interior.