Las claves para ser feliz

7 de julio de 2019

¿Te cuesta desconectar? Aprecia la magia de las pequeñas cosas

¿Te cuesta desconectar? Aprecia la magia de las pequeñas cosas Cultivar la atención plena reduce el estrés

Bajar el ritmo y observar la realidad a cámara lenta ¡es terapéutico! Si te resulta difícil controlar tus pensamientos, trata de focalizar la atención en los pequeños detalles. Te sorprenderá ver cómo ese «zoom in» vital es capaz de silenciar el ruido mental. Según los expertos, si no detenemos nuestra mente y aprendemos a desconectar, no podemos plantearnos las preguntas correctas ni dar con las respuestas adecuadas.

 

La teoría de la gravitación de Newton o el principio de Arquímedes surgieron en momentos de relajación. ¿Y si la quietud y el silencio fueran más reveladores que saltar de estímulo en estímulo? Y para conectar el botón de la atención plena y conseguir esa paz mental, nada mejor que centrarnos en una sola tarea, que acapare todos nuestros sentidos, dirigir nuestra atención a un pequeño detalle –el movimiento de las hojas de un árbol o de las olas, la partículas de luz que entran por la ventana, el tacto de un objeto cercano, etc.– o conectar con nuestro cuerpo.

 

Para llevar a cabo esta última tarea, te proponemos sentarte en una postura cómoda y poner el foco en la respiración o repasar el cuerpo mentalmente, de pies a cabeza.  Practicar estas técnicas de atención plena hará que las preocupaciones y pensamientos automáticos pierdan fuelle. Y te darás cuenta, además, del poder real que tu «yo» tiene sobre ellos. «Es fácil creer que somos olas y olvidar que también somos el océano», advierte con gran acierto el ilustrador Jon J. Muth.