La vida de Concha Velasco (capítulo 2): el amor imposible de la chica yeyé

La que fue "la querida" en varias relaciones renunció a la pasión que sentía por Manolo Escobar para no romper el matrimonio del almeriense

Concha Velasco chica yeye

La actriz tuvo una vida amorosa muy ajetreada.

Redacción

En el segundo capítulo del coleccionable dedicado a la gran Concha Velasco, repasamos sus amores; además de su duro trabajo para hacerse un hueco en el mundo del espectáculo. ¡Descúbrelo todo sobre la artista! 

En los años 50, en plena posguerra, la gente necesitaba más que nunca soñar, evadirse y encontrar la alegría en los espectáculos teatrales, los musicales y el cine. Esa España triste acogió con los brazos abiertos a Chiti –así llaman a Concha Velasco en casa–, aquella joven de amplia sonrisa y maravillosas piernas que, con 15 años, entretenía al público bailando con su picardía y descaro y que, en 1954, se había estrenado en el cine.

Su arte no había pasado inadvertido para unos productores que la vieron sobre el escenario, cuando, demostrando su talento, se vestía de volantes con Manolo Caracol o se transformaba en una "vedette" llena de plumas y lentejuelas con Celia Gámez.

Concha Velasco, detenida en Barcelona

Su osadía la había llevado a hacer revista con Virginia de Matos, con la que actuó en Barcelona hasta que un compañero la denunció por trabajar siendo menor de edad. Tras ser detenida, la policía la devolvió a Madrid esposada en un tren de tercera donde compartió vagón con delincuentes y asesinos custodiados por la Guardia Civil.

Una anécdota que a Concha se le ha quedado grabada de por vida. Sin embargo, nada detenía a esa joven que se sentía orgullosa de poder mantener a su familia con lo que ganaba, sobre todo cuando le abrieron las puertas al séptimo arte. Ella jamás se había planteado ser actriz, pero su simpatía y belleza enamoraron a las cámaras.

concha velasco disco
El carisma de Concha Velasco fue decisivo para hacerse un hueco en el mundo del espectáculo. 

Levantar pasiones fue algo que se le dio muy bien a la Velasco desde bien jovencita. Tal era su éxito que alguna vez ha contado como anécdota que, con apenas 17 años, se le acercaban caballeros maduritos que le hacían propuestas para que les enseñara su talento en un sitio más privado...

Uno de ellos insistió tanto en acostarse con ella que la joven, necesitada en ese momento porque quería pagar la entrada de un piso en la calle Toledo para sus padres y su hermano, le pidió 36.000 pesetas por un encuentro íntimo.

Pero Conchita, enamorada platónicamente de artistas como Gary Cooper o Errol Flynn, no estaba dispuesta a darle su honra a cualquiera y mucho menos a un señor ya entrado en años, así que cuando tuvo el dinero en la mano, lo dejó plantado en calzoncillos y salió huyendo. La deuda, eso sí, prometió pagársela a plazos. Y así lo hizo.

La chica yeyé recibió muchas proposiciones indecentes

tony leblanc concha velasco pelicula beso

Decisivo en su carrera: Concha ha reconocido que Tony Leblanc fue alguien crucial en su profesión.

Sus pretendientes –y las proposiciones indecentes–, sin embargo, se dispararían considerablemente cuando rodó en 1957 "Muchachas en vacaciones", un filme que le valdría su primer premio interpretativo y tras el que llegaría una de las incursiones más exitosas de su carrera: "Las chicas de la Cruz Roja".

La película la grabó cuando tenía 19 años con uno de los más idolatrados galanes de la época: Tony Leblanc. Un compañero que para Concha fue más que especial. "El mejor que he tenido en toda mi carrera", reconoce la vallisoletana, que con ese papel pudo ganar 25.000 pesetas.

Parte del dinero lo dedicó a comprarle a su madre una nevera. La actriz, que se convirtió en la rompecorazones de la era franquista, reconoce hoy que Leblanc fue "lo más importante que me ha pasado en mi vida profesional. A él se lo debo todo".

A partir de ahí su fama y oportunidades se dispararon. De hecho, con Leblanc hizo otras cinco películas más antes de que éste le diera el gran empujón de su carrera cuando le presentó a Luis Escobar y la propuso como sustituta de Nati Mistral para el musical "Te espero en el Eslava", que posteriormente se llamaría "Ven y ven al Eslava".

El espectáculo era todo un éxito en las carteleras madrileñas de finales de los 50 y, aunque Concha no se parecía a Mistral en nada, ganó el papel con su simpatía y desparpajo. "Gracias a Tony pasé de ganar 45 a 3.500 pesetas diarias", reconocería Concha.

Enamorada de un director mucho mayor que ella

concha velasco jose luis saenz

Con el director José Luis Sáenz de Heredia, 28 años mayor que ella, mantuvo una relación de 11 años.

El año 1960 estaba ya en el calendario cuando la bellísima vallisoletana fue elegida por el director José Luis Sáenz de Heredia para protagonizar "El indulto", filme basado en una novela de Emilia Pardo Bazán que Concha protagonizó con el mexicano Pedro Armendáriz. Cuando el proyecto arrancó, el equipo fue a celebrarlo a la coctelería Chicote, de la Gran Vía madrileña, donde la actriz recuerda el brindis del director "que hizo que se me cayera el corazón al suelo".

"Vamos a brindar por “El indulto”, por Pedro Armendáriz y por ti, chica guapa", le dijo mirándola a los ojos. Concha, que ha reconocido que "siempre he tendido a enamorarme de quien no debía", sentía fascinación por aquel director que era 28 años mayor que ella, estaba casado y tenía hijos. Y él lo sabía.

Por eso, un día que rodaban en Barcelona, la invitó a ver un partido del Barça-Madrid y, aprovechando el único gol que metió el equipo merengue, le dio un apasionado beso. Luego, fueron a cenar y cuando la dejó en el hotel se besaron con pasión, dejando a Concha con el corazón desbocado.

"Me gustaba de una manera superlativa. Tanto, que hasta se me quitaba el apetito", recuerda Concha. Pero Sáenz de Heredia –que era primo de José Antonio Primo de Rivera– no era el Gary Cooper con el que la bella veinteañera había soñado, sino un hombre comprometido que jamás le podría ofrecer ni la estabilidad ni el futuro que ella deseaba.

Noche de amor en Toledo

Sin embargo, Concha se dejó llevar y, por suerte para ella, la censura de la época hizo que se hablara poco de esa relación, que fue muy pasional desde que tuvieron su primer encuentro carnal en Toledo, a donde se trasladó el rodaje de aquella primera película.

Ella misma ha contado que el 2 de mayo de 1960 perdió su virginidad con José Luis. Fue en un hotel donde tenían en la habitación de al lado al rey Hussein de Jordania, que disfrutaba en la "suite" nupcial de su noche de bodas con la princesa Muna, y que seguramente hicieron menos ruido que los fogosos españoles que daban rienda suelta a su pasión en el cuarto contiguo.

"José Luis fue un hombre al que quise mucho y del que aprendí una barbaridad, pero que seguramente no me quería tanto como yo a él. No era la persona que necesitaba", dice Concha, que estuvo nada menos que 11 años al lado de este hombre, que fue su primer gran amor y también su Pigmalión en lo profesional.

Él la cuidó, le dio papeles maravillosos y, como la propia actriz recuerda, le dejó lucirse en las 11 películas en las que la dirigió, como "La verbena de la Paloma" (1963), donde pudo cantar la soleá "En Chiclana me crié", o "Historias de la televisión" (1965), donde actuó de nuevo con Tony Leblanc e interpretó la canción que la convertiría en todo un símbolo de los 60: "La chica yeyé".

concha velasco manolo escobar

El actor almeriense Manolo Escobar fue su amor imposible.

También fue Sáenz de Heredia quien unió a su querida Concha con Manolo Escobar en cinco películas, haciendo que la actriz se enamorara profundamente de éste. Sin embargo, él estaba casado con la alemana Anita Marx, así que tampoco era el candidato ideal para cumplir su sueño de llevarla al altar y tener hijos. Por ello, decidió sufrir en silencio su amor por Escobar y hacerse amiga íntima de su mujer. "Él me gustaba muchísimo, pero ¿para qué destrozar un matrimonio?", ha dicho Concha, que ya se había cansado de ser "la querida".

A principios de los 70, rompió con Sáenz de Heredia y, tras actuar en el cine con Fernando Fernán Gómez –del que Concha diría que era el actor que mejor besaba del cine–, la actriz dio un nuevo rumbo a su profesión, dando el salto al teatro.

Bajo las órdenes de Antonio Buero Vallejo, en la obra "Llegada de los dioses", se enamoró de otro galán, Juan Diego. A José Luis le sentó tan mal que Concha le dejara que, encabritado, fue a por el actor para darle su merecido, pero en el último momento se contuvo. No le quedó más remedio que asumir que Concha se había cansado de la situación y quería tener a su lado a un hombre de su edad.

Tres años estuvieron juntos Juan Diego y la vallisoletana y ella recuerda de él: "Fue importantísimo en mi vida. Por un lado, no estaba casado, pero, por otro, no quería formalizar la relación debido a su ideología". Él era muy de izquierdas y a su lado la propia Concha comenzó su vinculación con la izquierda, algo que mantiene y le ha llevado a hacer a veces campaña por el PSOE.

concha velasco juan diego

El idilio con Juan Diego fue uno de los más importantes de su vida.

De nuevo sin pareja, Concha volvió a enamorarse en 1975. Rodaba "Las bodas de Blanca", cuando notó que el director de fotografía, un hombre muy atractivo, la mirada fijamente. Era Fernando Arribas. Pocos fueron testigos de aquel romance, pues él estaba casado y tenía un hijo.

De nuevo fue un amor secreto al que sucumbió cuando estaban trabajando en Burgos. Lo que no esperaba era quedarse embarazada poco después, filmando "Las largas vacaciones del 36". Tras saberlo, pensó en "quitarse" a aquel niño, pero al final decidió tenerlo.

La identidad del padre no trascendió y jamás se supo que Manuel, nacido el 4 de septiembre de 1976, era hijo de Arribas. Manuel se enteró de quién era cuando empezó a estudiar en la Escuela de Cinematografía y del Audiovisual de Madrid. Arribas era allí profesor y se reconocieron al instante. Desde entonces, tuvieron una excelente relación y Manuel se hizo amigo de su hermano, Luis. Por respeto a su familia y su intimidad, ni Concha ni su hijo dijeron nada hasta que falleció, el pasado 24 de enero.

Pasión y tragedia

concha velasco con su hijo pequeño

Mamá a los 38 años. El 4 de septiembre de 1976, Concha se convirtió en mamá de su primer hijo, Manuel, cuya paternidad mantuvo siempre en secreto.

En 1974, pese a la educación tan tradicional que le había dado su padre, se puso el mundo por montera y empezó a criar sola a su hijo, al que paseaba, encantada, por los camerinos. Lo que no sabía la actriz era que su condición de madre soltera le duraría poco. Aunque ella le había echado el ojo al actor Guillermo Marín, con el que hizo "Don Juan Tenorio", pronto llegaría a su vida el hombre que marcaría para siempre su corazón y su vida, tanto en lo bueno como en lo malo: Paco Marsó. El guión más pasional, intenso y trágico de su vida estaba a punto de escribirse.