El reencuentro de unos padres con su hija perdida

Wang Mingqing, padre de Kang Ying, mostrando una octavilla de su hija desaparecida
Su padre había repartido más de 17.000 octavillas de «se busca».

Si te emocionan las historias con un final feliz, esta semana no puedes perderte la odisea del matrimonio chino formado por Wang Mingqing y Liu Dengying desde que, en 1994, perdieron a su hija de 3 añitos hasta que, hace unos días, volvieron a abrazarla. ¿Te lo imaginas?

 

Ni Wang ni Liu se dieron por vencidos jamás y, durante estos 24 años, han estado, día a día, repartiendo octavillas con los datos de su querida niña hasta que, milagrosamente, ¡la joven apareció! El ADN acaba de confirmar que es ella y su padre podrá dejar, por fin, el taxi en el que empezó a trabajar en el 2015 para poder hablar con gente de todo el país a la espera de alguna pista para encontrar a su pequeña perdida. Nunca ha sido tan verdad eso de que mientras hay vida hay esperanza.