La isla de las tentaciones: del desplante a Fani a una futura boda

La isla de las tentaciones: del desplante a Fani a una futura boda
La isla de las tentaciones ha terminado con tres de las cinco parejas que entraron a vivir la experiencia.

La isla de las tentaciones está llegando a su fin. En el programa de anoche, las parejas se reencontraron y decidieron cuál es el futuro de su relación. ¿Qué ha pasado con los protagonistas del reality?

 

 

Andrea e Ismael

 

Andrea se emocionó en cuanto vio a su chico. La pareja hizo frente a las imágenes en las que ella tenía relaciones con Óscar, y en las que Ismael besaba a Andrea, la soltera.

 

Finalmente, ambos decidieron terminar con su relación. “Te miro y no siento lo mismo de antes, Óscar ha despertado en mí cosas que tú quizás no has conseguido despertar”, le decía Andrea.

 

Por su parte, Ismael aseguraba que no se encontraba “en condiciones para hacer frente a ninguna relación” y le aconsejaba a su ya expareja que “cuando te respetes y te valores serás capaz de respetar a tu pareja el día de mañana”.

 

 

 

Andrea, por su parte, decidía marcharse con su nuevo amor, Óscar.

 

 

 

Fiama y Álex

 

La pareja protagonizaba un encuentro de lo más tenso porque Fiama necesitaba explicaciones sobre el supuesto pacto que había tenido su chico con Julián.

 

 

Álex se defendía diciendo que “no tenía mala intención” pero también le pedía disculpas a su chica: “Te quiero pedir perdón, pienso que estás muy por encima mío y no paro de cagarla. Me he dado cuenta de que yo cuando me lo llevo al drama no es mejor, te hago daño psicológico. Si vamos a estar juntos quiero cambiar. Son celos, miedo... No es porque te quedes o te vayas, sino porque quiero cambiar”.

 

Tras unos segundos de duda, Fiama decidió perdonar a Álex y se fueron juntos. No obstante, el tema de la boda se ha quedado en el aire.

 

 

 

Fani y Rubén

 

Fani llegaba ilusionada a la hoguera final, esperando marcharse de la mano con Rubén y sin un ápice de arrepentimiento por haber roto su relación con Christofer. Por lo que el chasco fue muy grande cuando el soltero decidía quedarse tal y como estaba, y marcharse solo de la isla.

 

 

“Hemos estado súper bien en la casa, todo lo que he hecho lo he hecho porque lo sentía. Se vive muy intensamente, hay veces que te dejas llevar, otras que piensas un poco más… El paso de los años me ha enseñado que me tengo que dejar llevar más por la razón que por el corazón. Si ha entrado aquí con una pareja de siete años y le ha pasado esto conmigo. ¿Por qué no le puede pasar esto conmigo fuera?”, ha razonado Rubén antes de anunciar que no quería continuar su relación con Fani. Ella, por tanto, se ha marchado soltera después de haber estado 7 años con pareja.

 

 

 

Susana y Gonzalo

 

Susana rompía a llorar desconsolada al llegar a su hoguera final con Gonzalo. La joven reprochaba al sevillano sus comentarios machistas y confesaba que no había sentido celos por Katerina, sino que se había sentido “traicionada”. Finalmente, decidía romper su relación con él.

 

“No sé si estoy enamorada. No lo sé porque sé que le quiero y a veces no quiero confundirme por su reacción. No quiero verle mal y que se confunda lo que siento. Yo vine aquí con la ilusión de recuperar lo del principio y no lo he hecho”, le confesaba a Mónica Naranjo.

 

 

 

Gonzalo se quedaba destrozado, sin poder creerse lo que acababa de ocurrir: “No ha terminado, ha terminado aquí”.

 

 

Adelina y Jose

 

La pareja no dejó de abrazarse y besarse. A pesar de que Adelina le reprochó que tuviera desconfianza, decidieron terminar igual que comenzaron: ¡juntos!

 

Además, Jose decidió que era una buena oportunidad para pedirle matrimonio. “Yo he despertado cada mañana dándome cuenta de que no quiero despertar más días sin ti. Dándome cuenta de que cuando me siento perdido tú eres mi punto de realidad. Dándome cuenta de que voy a amarte cómo el hombre que solo contigo es mejor”, le dijo arrodillado y entregándole un anillo.

 

“Sí, claro que quiero”, respondía ella muy emocionada y, por supuesto, se marcharon juntos de lo más acaramelados.