Cocina y Salud Las mejores recetas para estar bien

Pimientos rojos rellenos  de calabacín y mozzarella

Pimientos rojos rellenos de calabacín y mozzarella

Te ayuda a controlar la tensión
4 personas
15 minutos de preparación + 40 minutos de cocción
Ingredientes
  • 4 pimientos rojos
  • 2 calabacines
  • 1 pimiento verde
  • 2 cebollas
  • 200 g de tomate frito
  • 2 mozzarellas
  • 2 cucharaditas de orégano
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta
Preparación

1Precalienta el horno a 200 °C. Lava los pimientos rojos, sécalos, ábrelos por la mitad, a lo largo, y quítales las semillas y los filamentos blancos y el tallo. Disponlos en la bandeja del horno, vierte un poco de agua en la bandeja y hornéalos 20 minutos.

2 Mientras, prepara el relleno. Limpia el pimiento verde y córtalo en daditos. Lava los calabacines y córtalos también en daditos. Pela y pica las cebollas. Rehoga las tres hortalizas en una sartén con aceite hasta que empiecen a estar blandas. Salpimienta, incorpora el tomate frito y el orégano y remueve. Aparta del fuego.
3 Rellena los pimientos con la preparación anterior y distribuye encima las mozzarellas cortadas en rodajas. Cuece en el horno durante 15-20 minutos, hasta que el queso esté fundido y empiece a dorarse.

Los pimientos rojos te ayudan a controlar la tensión
PIMIENTOS ROJOS THS 01058593_184x150
Según un estudio realizado por la Universidad de Boston y el Instituto Linus Pauling, de la Universidad de Oregón, tomar 500 mg de vitamina C al día reduce la presión arterial en un 9%. Para alcanzar esta meta, otorga mayor protagonismo al pimiento rojo, la hortaliza con mayor contenido en este antioxidante. Es el campeón absoluto. No en vano, triplica el aporte de las espinacas o de la naranja. De hecho, una sola pieza mediana proporciona 226 mg, casi la mitad de la cantidad que aconsejan tomar los científicos. Incluir este sano vegetal en tus recetas ayudará a que tus riñones eliminen más sodio y agua del cuerpo, lo que relaja las paredes de los vasos sanguíneos y reduce la presión arterial. 
La vitamina C se evapora rápidamente con las altas temperaturas. Para aprovechar la máxima cantidad posible, toma el pimiento crudo, en ensalada o licuado, por ejemplo. Si lo has de pasar por los fogones, trata de no cocinarlo demasiado. No excederse con la cocción es también la mejor forma de mantener la textura turgente de este alimento, algo de gran interés en recetas como ésta.