Vida sana

3 de febrero de 2019

Acné adulto: cómo ponerle freno

Acné adulto: cómo ponerle freno Si bien suele asociarse a la adolescencia, esta dolencia dermatológica también puede sufrirse en la edad adulta, aunque con unas características distintas.  

El 30% de las mujeres y el 10% de los hombres sufre acné a partir de los 25-30 años. Aunque es un trastorno con un fuerte componente genético, en la mayoría de los casos está relacionado con las oscilaciones hormonales que tienen lugar en las distintas etapas de la vida.

 

Los anticonceptivos orales, ciertos medicamentos, algunas enfermedades, el estrés, el tabaquismo o el uso de cosméticos inadecuados también pueden causarlo. Si el acné es de leve a moderado, basta con cambiar algunos de nuestros hábitos para obtener una rápida mejora. Es muy importante, por ejemplo, limpiar la piel dos veces al día (por la mañana y por la noche) con un detergente suave específico para cutis grasos para retirar las impurezas sin resecar en exceso. Si los granos son numerosos, están muy inflamados y las medidas conservadoras no resulta efectivas, será necesario acudir al dermatólogo para establecer un tratamiento más específico.

 

El médico nos puede recetar una serie de cremas para utilizar en casa a base de ácido salicílico (de eficaz acción exfoliante), retinoides (reducen la actividad de las glándulas sebáceas), peróxido de benzoilo (para secar y curar los granos) o ácido azelaico (antibacteriano y antiinflamatorio). Esta semana, en tu revista Pronto también te hablaremos de los alimentos que pueden agravar el acné, como la bollería industrial y la pizza, y de las terapias más eficaces para acabar de una vez por todas con esta dolencia como el láser o la exfoliación química.