Vida sana

2 de octubre de 2016

Controla la tensión ocular y evita el riesgo de glaucoma

Prevenir el glaucoma A partir de los 40 años, las posibilidades de sufrir esta dolencia se disparan, por lo que es recomendable realizarse un examen oftalmológico completo a esa edad.

La tensión ocular es la presión que ejercen los líquidos internos del ojo contra la pared de éste. Es necesaria para que los ojos se mantengan distendidos y exista una correcta visión. Sin embargo, si aumenta en exceso, puede causar glaucoma, una enfermedad degenerativa que provoca la pérdida progresiva de las fibras nerviosas del nervio óptico (responsable de enviar al cerebro las imágenes) y que puede ocasionar ceguera. Esta semana en PRONTO te contamos todo lo que puedes hacer para mantener la presión del ojo estable, desde los hábitos más saludables (pautas alimentarias, ejercicio físico, etc.) a las revisiones periódicas más necesarias. También te explicamos el tratamiento que frena su avance una vez se manifiesta y las actividades que debes evitar, ya que podrían provocar su aparición.