Elvis Presley

El rey del rock

De origen humilde, llegó a lo más alto y continúa siendo un ídolo, una leyenda de la música

 

ARCH 01802996

 

Elvis Aaron Presley vino al mundo el 8 de enero de 1935 en la localidad de Tupelo, Mississippi (EEUU). Apenas media hora después que él, su madre dio a luz a su hermano gemelo, Jesse, que nació muerto, lo que convirtió a Elvis en el único hijo de Vernon y Gladys, unos padres que tendieron a sobreproteger al pequeño, quien creció en una humilde casa de dos habitaciones.

 

Entre los vecinos de los Presley se encontraba mucha gente de color y el niño se acostumbró muy pronto a oír cantar gospel, una música que lo fascinó. En 1941, empezó su escolarización en el East Tupelo Consolidated, centro en el que impresionó a sus profesores con sus dotes para el canto. En 1945, desde la escuela lo animaron a presentarse a un concurso estatal en el que obtuvo el quinto puesto. Pocos meses más tarde, sus padres le regalaron su primera guitarra. «Decidí aprender a tocarla, pero nunca pensé que algún día cantaría con ella en público, era muy tímido al respecto», explicaría años más tarde el artista.

 

Cuando Elvis tenía 12 años, la familia se mudó a la ciudad de Memphis en busca de nuevas oportunidades, ya que su situación económica era muy mala. En su primer año en la nueva escuela, la Humes High School, continuó sorprendiendo a sus compañeros con su voz y su estilo. Muy pronto, se unió con otros chicos para tocar en locales. Asimismo, empezó a cambiar su apariencia física, dejándose patillas y sumándose a la moda cada vez más creciente del tupé.

 

Le regaló dos canciones a su madre

Con 18 años, acudió a la discográfica Sun Records y se pagó de su bolsillo un disco de doble cara con las canciones «My Happiness» y «That's When Your Heartaches Begin» para regalárselo a su madre. Terminados sus estudios, empezó a trabajar como camionero, dejando de lado su sueño de poder vivir de la música. Sin embargo, la suerte se alió con él. Sam Phillips, director de Sun Records, rescató una de sus grabaciones y se mostró convencido de que había encontrado lo que hacía tanto tiempo que había estado buscando: un blanco que cantara con el sentimiento de un negro, una combinación que estaba seguro de que triunfaría y, a él, le haría ganar miles de dólares.

 

En aquel tiempo, Elvis tenía una novia, Annie, con la que sus padres daban por hecho que se casaría, pero el despegue de su carrera musical cambió las cosas. La manera cómo bailaba durante sus actuaciones, primero, sorprendió para, posteriormente, causar furor entre sus fans. En 1955, el joven conoció a Tom Parker, apodado el Coronel, un productor musical que se convirtió en su representante.

 

 

ARCH 01278545

Elvis, con su característico movimiento de caderas.

 

«Elvis, la pelvis» y el fenómeno fan

En 1956, fichó por la RCA y su primer sencillo, «Heartbreak Hotel», no tardó en ocupar el primer lugar de las listas de éxitos de Estados Unidos. En las giras que realizaba, el cantante llenaba todos los recintos y su particular forma de mover la cadera (que le hicieron ganarse el sobrenombre de «Elvis, la pelvis») era jaleada por los asistentes. En apenas un año y medio, obtuvo dos discos de oro con «Love Me Tender» (1956) y «Loving You» (1957). Convertido ya en un ídolo, le ofrecieron protagonizar varias películas en las que también interpretaba sus canciones.

 

Mientras que, en lo profesional, las cosas no le podían ir mejor, su vida personal pasó por uno de sus momentos más delicados. El matrimonio de sus padres empezó a hacer aguas, lo que causó una fuerte depresión en su madre y Gladys buscó refugió en el alcohol. Para intentar ayudarla, Elvis le compró a su progenitora Graceland, una increíble mansión. A pesar de todo, la salud de Gladys fue empeorando a acusa de su adicción.

 

Muchos romances y una sola esposa

Después de que le llegara la carta en la que se le comunicaba que debía prestar servicio al Ejército de su país, Elvis no puso reparos en alistarse e incluso pidió que se le tratará como un soldado más. Mientras realizaba la instrucción en Texas, le informaron de que la salud de su madre se había agravado y el joven llegó a tiempo para pasar los últimos días con ella. Falleció el 14 de agosto de 1958.

 

Aunque quedó profundamente tocado, se reincorporó al Ejército y formó parte de un batallón que, tras su preparación, fue enviado a Alemania. Allí conoció a Priscilla Beaulieu, una chica de 14 años, que le empezó a devolver la ilusión. Dada la juventud de Priscilla, la pareja mantuvo su relación en secreto hasta que, cuatro años más tarde, el cantante la convenció para que se mudara a Estados Unidos. A pesar de que ella fue su novia oficial, a Elvis se le atribuyeron numerosos romances, entre ellos con Ann-Margret, con la que rodó «Viva las Vegas» (1964), uno de sus filmes más recordados. En los 60, el artista intervino en un importante número de películas entre las que se encontraban «Amor en Hawai» (1961), «El ídolo de Acapulco» (1963) y «Piso de lona» (1962).

 

El 1 de mayo de 1967, Elvis le dio el «sí, quiero» a Priscila en el Hotel Aladdin de Las Vegas. Menos de un año después, el matrimonio daba la bienvenida a su hija,  Lisa Marie, que nació el 1 de febrero de 1968. Las desavenencias a la hora de criar a la niña y las reiteradas relaciones extraconyugales que presuntamente mantuvo el artista hicieron mella en la estabilidad conyugal. A pesar de que no eran felices, siguieron juntos hasta 1973, año en el que se divorciaron.

 

 

GET 02782514

El día de su boda con Priscilla Beaulieu, en la que se fijó cuando ella tenía sólo 14 años.

 

Adicto a todo tipo de fármacos

Centrado en el cine, el que se había ganado el apelativo de «rey del rock» llevaba años sin dar un concierto y, en 1969, su mánager, Tom Parker le propuso reaparecer a lo grande, dando varios recitales seguidos en Las Vegas. El 31 de julio de 1969, Elvis se subió al escenario del International Hotel y dejó boquiabierto a un público que creía que estaba acabado como cantante. Años más tarde, otros artistas repetirían la iniciativa de Presley de dar espectáculos de larga duración en Las Vegas.

 

Estando en el Ejército, Elvis descubrió que los soldados utilizaban las anfetaminas para mantenerse despiertos durante las guardias. Desde entonces, él mismo las consumió con regularidad, pero su dependencia se agravó tras su divorcio de Priscilla, cuando tomaba compulsivamente éstos y otros medicamentos. En sus actuaciones no pasaban inadvertidos los efectos de los fármacos, ya que Elvis solía olvidar la letra de sus canciones. Además, su aspecto físico se resintió de los abusos y llegó a pesar 130 kilos.

 

Tras su separación, el cantante salió con Linda Thompson, novia suya durante dos años, y, posteriormente, con Ginger Alden, que acabaría convirtiéndose en su última pareja. Ella encontró en Graceland al cantante, de 42 años, inconsciente el 16 de agosto de 1977. Aunque lo trasladaron al hospital, no pudieron hacer nada por salvarle la vida. De acuerdo con la autopsia, había tomado hasta 14 medicamentos distintos.

 

Tras su muerte, Elvis Presley se convirtió en leyenda y son cientos los fans del artista que cada año visitan Graceland y dejan ramos coincidiendo con el aniversario de su muerte. Su exesposa, Priscilla, y su hija, Lisa Marie, se encargan de preservar su legado. Los 20 discos que grabó se han seguido vendiendo como rosquillas después de su fallecimiento y la revista «Forbes» calcula que su figura sigue generando unos 27 millones de dólares cada año. En breve, el cantante se convertirá en agente secreto en «Agent King», la serie de animación que prepara Netflix por iniciativa de la que fue su única esposa.


Vidas interesantes Por orden alfabético