Kobe Bryant

Leyenda del baloncesto

Considerado como uno de los grandes del deporte de la canasta, este norteamericano de 41 años falleció con una de sus hijas, en un accidente de helicóptero en Calabasas (California)

 

Kobe Bryant

 

Kobe Bean Bryant nació el 23 de agosto de 1978 en Filadelfia (Pensilvania, EEUU). Fue el menor de los tres hijos (primero nacieron sus hermanas Sharia y Shaya) de Joe Bryant y Pamela Cox. Su padre, con 2,06 metros de altura, era ala-pívot de los Philadelphia 76ers. Tras pasar por dos equipos estadounidenses más –San Diego Clippers y Houston Rockets–, Joe fichó por el Rieti, lo que fue el inicio de una etapa profesional de siete años en Italia. Allí, Kobe aprendió a hablar italiano y se apasionó por el fútbol. Fanático del Milan de Gullit, Van Basten y Rijkaard, luego fue admirador de Ronaldinho y Messi, con el que rodaría un anuncio.

 

Pero la influencia de su padre fue decisiva y el baloncesto se convirtió en el deporte donde llegaría a ser una de sus leyendas. En 1991, con 13 años y de vuelta a EEUU, estudió secundaria en su ciudad natal y entró a formar parte de su primer equipo, los Aces. Enseguida, su carácter extremadamente competitivo y su ilimitada capacidad de trabajo sacaron a flote sus cualidades técnicas y su mentalidad ganadora, destacando como escolta y alero. Con 18 años, protagonizó un caso de gran precocidad al pasar desde el instituto a la NBA, saltándose la etapa universitaria. 


Cinco anillos de la NBA, dos de ellos con Gasol

Se presentó al «draft» de 1996, donde lo eligieron los Charlotte Hornets, que inmediatamente lo traspasaron a Los Ángeles Lakers, por el interés de Jerry West, uno de los míticos jugadores del equipo angelino y entonces director general, que decidió apostar por él. Desafió así a los que creían que Bryant fracasaría, pero éstos no contaban con la ambición, fortaleza y dotes de Kobe, que, en su primer partido ­–contra los Minesota– fue el jugador más joven en debutar en la NBA. Al año siguiente, 1997, ganaría el concurso de mates. Anotador compulsivo y autor de jugadas imposibles, Kobe formó una pareja perfecta en la pista (en lo personal no tanto, porque tuvieron sus diferencias) con el pívot Shaquille O’Neal, llevando al equipo angelino a ganar tres anillos de la NBA entre el 2000 y el 2002. No serían los únicos. Años después, con la ayuda de Pau Gasol, con el que compuso otra fantástica dupla en lo deportivo y en lo personal (se hicieron amigos íntimos), obtuvo otros dos títulos de la competición norteamericana. Cinco en total, que se sumaron a las dos medallas de oro olímpicas, las de los Juegos de Pekín 2008 y Londres 2012, ganadas en las finales a la selección española con el pívot de Sant Boi. Una de las noches más notables de su trayectoria profesional fue el 22 de enero del 2006 cuando logró la friolera de 81 puntos frente a los Toronto Raptors, convirtiéndose en el autor de la segunda mejor anotación de la historia, tras los 100 puntos de Wilt Chamberlain. 


Figura de gran calado por sus impresionantes lanzamientos, su demoledor uno contra uno y unos saltos que parecían vuelos, a Bryant lo seleccionaron hasta 18 veces para el partido de las estrellas (All Stars). Sólo lo superó Kareem Abdul-Jabbar. 


Anotó 33.603 puntos durante su carrera 

Éste, expívot de los Lakers, Karl Malone y, desde el pasado sábado 25 de enero LeBron James, son los únicos tres jugadores que han hecho más puntos que él en la historia de la NBA. Kobe anotó la friolera de 33.603 puntos. Tal excelencia le llevó a ser considerado por aficionados y prensa como el sucesor de Michael Jordan, el mítico jugador de los Chicago Bulls que ha sido, para muchos, el mejor de la historia. Rendido admirador de «Air» Jordan, Bryant nunca rehuyó esa presión. Al contrario, la convirtió en la gasolina que impulsaba su carrera.         

    
Su boda con una hispana no gustó a sus padres   

En lo personal, Bryant conoció a la mujer de su vida cuando él tenía 20 años y ella, Vanessa Cornejo Urbieta, californiana de origen mexicano, 17 años. Se casaron el 18 de abril del 2001, cuando ella cumplió los 18, en una ceremonia religiosa a la que no acudieron ni las hermanas ni los padres de Bryant, que no aprobaban que el jugador se casara con una hispana, modelo y bailarina. La llegada de su primera hija, Natalia Diamante, el 19 de enero del 2003, supuso la reconciliación de Kobe con su familia. Cuatro años más tarde, el 1 de mayo del 2006, nació la segunda, Gianna Maria-Onore.  


Uno de los episodios más turbios de su vida había ocurrido tres años antes, en el 2003, cuando una chica de 19 años le acusó de haberla violado en un hotel de Colorado. Bryant siempre aseguró que había sido sexo consentido, pero el fiscal no le creyó. Una compensación de 3 millones de dólares y un acuerdo de confidencialidad firmado con la joven le salvó de llegar a los tribunales. Kobe le pidió perdón públicamente a su mujer, prometiéndole serle fiel. No lo cumplió y, en el 2011, tras los rumores de una nueva infidelidad por parte del jugador, Vanessa pidió el divorcio. Estuvieron un tiempo separados, pero se reconciliaron y, en el 2016, fueron padres de una tercera hija, Bianka Bella y, en junio del pasado 2019, de la pequeña, Capri Kobe.


Apodado «la Mamba Negra» por sus aguijonazos en el parquet, Bryant jugó veinte temporadas ininterrumpidas en los Lakers. Se retiró el 13 de abril del 2016, con 37 años, en un encuentro contra los Utah Jazz donde anotó 60 puntos. Todo un récord. Un año después, el 18 de diciembre del 2017, el equipo en el que había hecho toda su carrera deportiva retiró los dos dorsales que llevó: el 8 y el 24. 

 

Kobe Bryant familia

Foto reciente de Kobe con su familia, que Vanessa Bryant, su mujer, colgó en Instagram tras la tragedia.


Un Oscar por un corto sobre su despedida

Ese mismo día, presentó su corto, «Querido baloncesto», basado en la emotiva carta que escribió para anunciar su retirada y que le valió un Oscar como mejor corto de animación. Otra señal de su grandeza es que Los Ángeles decidió convertir el 24 de agosto (24 del 8) en el Día de Kobe Bryant. Apartado de las pistas y con una fortuna de 600 millones, se centró en la Mamba Academy Sports, un centro de entrenamiento multideportivo en Thousand Oaks (California) para niños. Allí jugaba su hija Gianna, Gigi, tan apasionada al baloncesto como él y a la que Kobe auguraba un gran futuro en la liga profesional femenina. Bryant, que veía en ella su puntería, sus movimientos y su forma de entender el juego, tenía la ilusión de entrenarla. Pero la desgracia se cruzó en sus caminos.

 

Kobe, de 41 años, y su hija Gigi, de 13, murieron junto con siete personas más cuando el helicóptero del jugador, en el que viajaban para asistir a un partido de la niña se estrelló por una espesa niebla en el término municipal de Calabasas, cerca de Los Ángeles. Y la leyenda se convirtió en mito. 


Vidas interesantes Por orden alfabético