Vídeos

Diana, la princesa que no vivió un cuento de hadas

Las polémicas en las que se está viendo envuelta la mujer del príncipe Harry están haciendo vivir a Meghan Markle un embarazo de todo, menos tranquilo. Incluso el propio George Clooney, gran amigo de la pareja, ha salido a la palestra lamentando que a la futura mamá «la están maltratando como a Diana».

 

Pero no sólo eso, el intérprete también lanzó una delicadísima pregunta al aire: «Ya veremos cómo acaba esto», en referencia al accidente de tráfico en el que falleció la princesa de Gales y del que muchos, incluidos sus hijos, culpan a los «paparazzis».

 

Lo cierto es que la pesadilla de la queridísima Diana comenzó en septiembre de 1980, cuando, por primera vez, la prensa la vinculó con Carlos de Inglaterra. Desde entonces, la joven, a quien los diarios bautizaron como Lady Di, pasó a ser objeto prioritario de los fotógrafos.

 

Tras su boda, cuando la novia tenía 20 años recién cumplidos, el interés por la tímida e introvertida princesa, aumentó todavía más. Todos los medios se hicieron eco de las infidelidades de su esposo con el amor de su vida, Camila Parker Bowles, y de los problemas de Diana para digerir tal situación. Ni la llegada de sus dos preciosos hijos logró restablecer un matrimonio que ya había comenzado roto.

 

Pero la separación de la pareja tampoco solucionó el acoso mediático que sufría la «Princesa del pueblo», que no podía dar un solo paso sin ser fotografiada. Más bien, todo lo contrario. Con solamente 36 años, Diana falleció en un fatídico accidente al estrellarse el Mercedes en el que viajaba en el túnel de l’Alma, en París. Iba junto a su pareja, Mohamed al Fayed, huyendo de los «paparazzis»…