Jaime Peñafiel: «Constantino, el otro hombre en la vida de doña Sofía»

GET 02751736
Entre doña Sofía y su hermano ha habido siempre admiración, cariño y muchísima complicidad.

Esta semana, y después de los rumores que apuntaban a que doña Sofía se habría trasladado a Grecia por el delicadísimo estado de salud de su hermano, nuestro colaborador, Jaime Peñafiel nos habla largo y tendido de Constantino, el otro hombre en la vida de la Reina emérita.

 

«Conocí personalmente a Constantino de Grecia en el año 1962, días antes de la boda de don Juan Carlos con la princesa Sofía, hija de los reyes reinantes griegos», explica nuestro colaborador, «recuerdo que me recibió en el palacio real acompañado de su futuro cuñado», añade.

 

«La debilidad de doña Sofía por Constantino», explica Peñafiel, «se fraguó en los duros años del exilio en Egipto y Sudáfrica, malviviendo poco menos que en una cuadra, rodeados de ratas y cucarachas. Los dos hermanos, casi de la misma edad, siempre estaban juntos. De hecho, y a pesar de los kilómetros que les separan, siguen siendo inseparables».

 

Rompió el protocolo por su hermano

El 9 de octubre de 1984, se celebraba en el palacio real de Madrid una cena de gala en honor al presidente de Grecia, Constantino Karamanlis, quien, junto a Papandreu, «fue la bestia negra de aquella monarquía. Según doña Sofía, Karamanlis engañó a su hermano traicionándole y echándole del país», comenta el colaborador.

 

Al parecer, durante la cena, Karamanlis le preguntó a doña Sofía por su hermano, a lo que ella no contestó y le dio la espalda. Karamanlis, abrumado por ese desprecio, «intentó justificar su «traición» 10 años atrás, pero doña Sofía le cortó en seco diciéndole, con tono desabrido y cortante: "Señor presidente, yo soy la Reina de España. No me hable usted de problemas internos de Grecia"». Y volvió a mirar hacia otro lado», recuerda Peñafiel y, concluye: «Y es que un hermano es un hermano, por mucho presidente que se nos siente al lado».