Carolina de Mónaco: 30 años sin Stefano Casiraghi

Repasamos cómo fue el tráfico accidente de Stefano Casiraghi y cómo es la vida de Carolina de Mónaco ahora que es abuela

Carolina de Mónaco

Carolina y Stefano con sus tres hijos, Andrea, Carlota y el recién nacido Pierre.

Redacción

Muchos recordarán qué estaban haciendo el miércoles 3 de octubre de 1990, cuando Stefano Casirahi, de sólo 30 años, subía a su lancha 'offshore' (la Fórmula 1 del mar) en el puerto de Montecarlo para participar en una competición y defender el título de campeón del mundo de esta modalidad náutica. Nada hacía presagiar la tragedia. Pero la temeridad del esposo de Carolina de Mónaco, junto con la mala suerte, hizo que el joven italiano sufriera un accidente que acabó con su vida.

Así fue el trágico accidente de Stefano Casirahi

Cuando ya iba primero, Stefano, siempre temerario, decidió acelerar y, tras alcanzar los 180 kilómetros por hora, se encontró con una ola contra la que se estrelló. La lancha se desestabilizó y volcó y, mientras que el copiloto, Patrice Innocenti, salió disparado y sobrevivió, él quedó atrapado en su asiento y no pudo salvarse.

Cuando Carolina, que estaba en París para asistir a la ópera, recibió la fatídica llamada anunciándole el fallecimiento de su esposo y se quedó devastada. 

Aquel golpe sumió a la hija de Rainiero en la más profunda tristeza. Stefano fue, sin duda, el amor de su vida y, además, es el padre de sus tres hijos mayores, Andrea, Carlota y Pierre, los mismos que la han convertido en la feliz abuela que hoy es.

Carolina de Mónaco, abuela feliz

Carolina Y Nietos

Carolina de Mónaco, contenta junto a sus nietos

Hoy, a los 63 años, Carolina, que volvió a toparse con la supuesta maldición de los Grimaldi y se separó de su tercer marido, Ernesto de Hannover, vive feliz, al fin, convertida en abuela de siete magníficos nietos, Sacha, India y Max, de su hijo Andrea; Raphaël y Balthazar, de Carlota, y Stefano y Francesco, de Pierre, con quien no duda en disfrutar del mar en familia

Recuerda con nosotros cómo fue su vida al lado de Stefano Casirahi, que llegó a su vida en 1982, poco después de que la princesa hubiera perdido a su madre, la inefable Grace Kelly. ¡No te lo pierdas el extenso reportaje en tu revista Pronto!