Jaime Peñafiel: Cuando los reyes venden las joyas de la abuelita

ORT 02455456

Peñafiel ha sido toda su vida «un apasionado de las subastas» y su casa está repleta de objetos y obras de arte.

Lee Radziwill, «hermanísima» de Jackie Kennedy y su mano derecha en cuanto a decoración (ella fue la encargada de asesorarla cuando JFK y su familia ocuparon la Casa Blanca), falleció el pasado 15 de febrero dejando una gran colección de muebles, cuadros, piezas de arte y valiosísimos objetos con los que decoró sus residencias en EEUU y Europa. Estas preciadas pertenencias, que la acompañaron durante toda su vida, serán subastadas por Christie’s el próximo mes de octubre. Así es, en todas las familias, de las más pobres a las más aristocráticas, cuando los antecesores se despiden de este mundo sus herederos no dudan en desprenderse de esos valiosos tesoros que lo significaron todo para ellos.

 

Nuestro colaborador Jaime Peñafiel, él mismo contagiado de esta pasión por el coleccionismo de rarezas y antigüedades –«Pujé por el bidé de mi paisana Eugenia de Montijo. Me costó un huevo», nos confiesa–, nos cuenta esta semana las historias que rodean a las subastas de objetos personales de Lady Di, Enrique de Dinamarca o la princesa Margarita, entre muchos otros ilustres personajes. Y, por lo visto, casi ninguna Casa Real ha podido evitar desprenderse de los tesoros de la abuelita.