El infográfico: la carne de pato

PR InfoWeb 2421
Supera el aporte en zinc del conejo y del resto de carnes de ave

Magret de pato asado, confit al horno, arroz con pato y anguila, la famosa «cassoulet» francesa… Son sólo algunas de las muchas posibilidades que esconde la sabrosa y prieta carne de pato. Aunque ahora comienza la temporada de caza de los patos silvestres, los de granja tienen un sabor más suave y son más jugosas.

 

Pero además, posee múltiples beneficios para la salud. Y es que esta carne refuerza las defensas, es una fuente de hierro de muy fácil absorción –en especial cuando se cocina con culis de mango o con mermelada de frutas del bosque-, favorece la concentración y mantiene los huesos en buen estado.

 

Más por menos: el magret de pato está a mejor precio que el confit en conserva o envasado al vacío. En caso de colesterol, opta por la primera opción, ya que el confit se prepara con manteca de pato o mantequilla.