La herencia de Carlos Falcó enfrenta a sus hijos con su viuda

La herencia de Carlos Falcó enfrenta a sus hijos con su viuda
El Marqués de Griñón y su última esposa.

Dos días después de la incineración del marqués de Griñón, a la que sólo pudieron asistir sus tres hijos mayores, Manuel, Xandra y Tamara, esta última publicó un emotivo texto en Instagram en el que agradecía los mensajes de cariño que habían llegado a las redes sociales de la familia y también la atención y los cuidados que Falcó habia recibido en la Fundación Jiménez Díaz y añadía: «Nuestro padre era una persona excepcional, que amó a su país y trabajó por él sin descanso, como agricultor, productor de vinos e importando tecnologías que modernizaron la industria nacional. Fue un idealista, bueno y generoso con sus hijos y amigos, y estará siempre vivo en nuestra memoria».

 

De la conmovedora nota, llamaba poderosamente la atención la ausencia de cualquier referencia a la actual esposa de Carlos Falcó, Esther Doña, como primera secuela del distanciamiento entre ella y los hijos del marqués, que, según nos comentan allegados a la familia, "se convertirá en un enfrentamiento cuando se abra el testamento dentro de unos días. Falcó lo cambió al casarse con Esther para no dejarla desprotegida, pero ya veremos qué le deja y cómo le sienta eso a los hijos".

 

Pronto ha hablado con fuentes del círculo de la familia, que nos han avanzado los enfrentamientos y conflictos que se avecinan en ese clan. "Esther y los hijos de Carlos no se hablan. Ellos nunca vieron con buenos ojos ese matrimonio del que se enteraron por la prensa. Figúrate el cabreo", nos dicen.

 

Aparte de las empresas, el marqués tenía propiedades muy valiosas. Falta por ver si están libres de cargas y si eso ayuda o entorpece la resolución del reparto de la herencia.