Lola Flores y Antonio Flores, 25 años sin ellos

Lo difícil que ha sido para la familia superar la tragedia

25 años sin Lola Flores y Antonio: lo difícil que ha sido para la familia superar la tragedia

Madre e hijo mantuvieron siempre una relación muy especial.

La madrugada del 16 de mayo de 1995 el corazón de La Farona, Lola Flores, se paró para siempre, su muerte generó un tremendo impacto social y conmocionó a millones de españoles. Lola tenía 72 años y llevaba más de dos décadas luchando contra un cáncer de mama. Con su pérdida, España se vistió de luto para despedir a una artista singular e irrepetible, tanto en lo artístico como en lo personal y fueron incontables las personas que quisieron dar el último adiós a la artista.

Lola Flores Baila

Lola, en una actuación en el teatro Olympia de París en 1960.

Un clan huérfano

Con su fallecimiento, el clan se quedó huérfano y hundido. Tal fue el dolor que ni su viudo, Antonio González, el Pescaílla, ni el hijo de ambos, Antonio Flores, tuvieron fuerzas para asistir al entierro. Éste último prácticamente se recluyó en la cabaña de El Lerele, donde fue hallado sin vida el 30 de mayo, justo 14 días después de la muerte de su madre, a quien estaba muy unido. El vacío de la pérdida, sumado a una profunda depresión y a sus adicciones, acabaron con la vida de Antonio, que tenía 33 años. El artista fue enterrado en la Almudena junto a su madre, por quien sentía auténtica devoción.

El arte en las venas

Y es que la Faraona fue genio y figura. Desde muy pequeña, María Dolores Flores Ruiz, como se llamaba, hizo gala de su talento y soltura con los bailecitos que ya se marcaba sobre la barra del modesto bar de sus padres. A los 14 años ya entró a trabajar en una copañía de variedades y en 1944 formó dúo artístico con el cantaor Manolo Caracol... Lola Flores desarrollaría también una intensa carrera cinematográfica y fue protagonista de anécdotas irrepetibles. Antonio Flores heredó sin duda la vena artística de su madre.

Antonio Flores tocando

Dotado de una gran sensibilidad, Antonio Flores la transmitió en las canciones que compuso.

Un cuarto de siglo después de ambas pérdidas, el recuerdo Lola y Antonio siguen muy presentes en los españoles y, en especial, de su familia, muchos integrantes de la cual han desarrollado una carrera artística. Y no hablamos solo de Lolita y Rosario, Alba Flores, Elena y Guillermo Furiase, tampoco se han quedado atrás.

Esta semana, en las páginas de la revista Pronto encontrarás un amplio reportaje, digno de coleccionistas.