Jaime Peñafiel habla del día que abandonó a Suárez para despedir al sha de Persia

Jaime Peñafiel: El día que abandoné a Suárez para despedir al sha de Persia
La familia, con una desencajada Farah al frente, presentando sus respetos ante el ataúd del sha.

El 21 de diciembre cumplieron 60 años de la boda real de Reza Pahlavi y Farah Diva. Un enlace al que nuestro colaborador, Jaime Peñafiel, acudió y que ha traído a su mente otro momento decisivo en el que también estuvo presente: el fallecimiento del sha.

 

“En el año 1980 yo, que había sido testigo de su boda, de su coronación y de numerosas conmemoraciones de la vida del sha como emperador, lo fui también de sus funerales en El Cairo”, recuerda.

 

“Jamás olvidaré la mañana del 27 de julio de 1980. Yo volaba de Madrid a Quito formando parte del séquito informativo que acompañaba a Adolfo Suárez en su viaje oficial a Perú cuando fui informado por el propio presidente del Gobierno de que, según acababan de recibir por la radio del avión, el sha había muerto”.

 

Un detalle que Joan Pla, director de Diario de Mallorca recogió por escrito: “Íbamos en el vuelo hacia América. Éramos casi todos directores de periódicos, al hacerse escala en Puerto Rico, sólo uno de nuestra expedición cambió de avión mientras el resto seguimos hacia Perú. Era Jaime Peñafiel. Iba a por una exclusiva para su revista. Nos hizo pensar en la seriedad de un oficio bien hecho y bien pagado, en este caso”.

 

Jaime Peñafiel voló a El Cairo y para él, lo más emocionante fue “ver a Farah, ya viuda, arrodillada en la mezquita ante el cuerpo que un día la coronó como emperatriz y a quien el mundo despreció estando ya en su lecho de muerte”.