Laura Luelmo murió defendiéndose

Bernardo Montoya con la guardia civil
Bernardo Montoya, siendo conducido a la prisión de Huelva.

Días después de que Bernardo Montoya confesase ser el asesino de Laura Luelmo, la investigación de la Guardia Civil va arrojando más datos sobre este caso que tanto nos ha conmocionado. Los agentes de la Benemérita creen que la joven zamorana, de 26 años, no estuvo retenida en la casa de su vecino y que murió la misma tarde en que desapareció de El Campillo, localidad onubense en la que vivía porque estaba haciendo una sustitución de una profesora en el instituto de Nerva.

 

También se ha sabido que la joven profesora de Plástica se defendió de su agresor propinándole una fuerte patada, tras la cual el hombre le golpeó la cabeza contra el suelo.

 

En tu revista Pronto, últimos análisis sobre el caso.