La angustiosa desaparición de las niñas de Tenerife

Tomás, también desaparecido, es el único que conoce el paradero de sus hijas, a las que presuntamente secuestró el 27 de abril

ana y olivia

Anna, de 1 años, y Olivia, de 6, desaparecieron el 27 de abril.

Redacción

Toda España sigue con el alma en vilo el caso de las pequeñas Olivia, de 6 años, y Anna, de uno, que desaparecieron el pasado 27 de abril en Tenerife. Ese día se vio por última vez en Tenerife a Tomás Gimeno y a sus hijas, Anna y Olivia, a las que fue a recoger aquella misma tarde diciéndole a su madre, Beatriz Zimmermann, que se las devolvería a las 21 horas, según consta en el atestado de la Guardia Civil.

Sin embargo, cuando Beatriz fue a buscarlas a casa de su exmarido, allí no había nadie y empezó para ella una pesadilla. Y es que, cuando logró hablar con él por teléfono, para pedirle explicaciones, Tomás le advirtió que nunca jamás iba a volver a ver a las niñas.  

Tomás puede haber huido a África o Sudamérica

Asustada por aquellas palabras, Beatriz acudió a la Guardia Civil que, tras calificar esta desaparición como "de alto riesgo", empezó a rastrear las cámaras de seguridad de la isla y la señal del teléfono móvil de Tomás para reconstruir el itinerario que podía haber seguido, mientras también registraban su casa y, por tierra, mar y aire, revisaban los lugares en los que estuvo la fatídica noche en la que Olivia y Anna desaparecieron de la faz de la tierra. 

La Guardia Civil también está investigando los movimientos de sus cuentas bancarias y el tráfico marítimo de la isla, ya que una de las líneas de la investigación es que Tomás puede haber huido en barco hacia algún país de África o de Sudamérica. 

Los padres de las niñas se habían separado el pasado agosto

Todo es poco para seguir alimentando la esperanza y conseguir que esta historia tenga un buen final. Un deseo que la madre de Anna y Olivia, Beatriz Zimmermann, separada de Tomás desde el pasado agosto, expresó a los pocos días de la desaparición de sus hijas a través de un mensaje lleno de esperanza: "Mi mensaje es que manden mucha luz y amor a las niñas, que estoy segura que están bien. Que no miren las noticias alimentando la mala energía, que todo el mundo piense que las niñas son una bonita luz que están protegidas y que en cuanto menos lo esperemos estarán jugando y corriendo felices".

Este es el vídeo que ha compartido su madre, Beatriz, en busca de pistas sobre sus hijas.