Amor después de la muerte: la triste historia de la novia llorando sobre una tumba

Jessica Padgett y el resto de invitados de la boda posando en la tumba de Kendall
La boda terminó con todos los invitados junto a la lápida del novio, un bombero muerto en acto de servicio.

Jessica Padgett y Kendall Murphy eran una feliz pareja de veinteañeros de Indiana (Estados Unidos) que preparaba su boda cuando, en noviembre del año pasado, un borracho atropelló al joven bombero voluntario mientras estaba ayudando en un accidente. Murió a los pocos minutos y su prometida, en un acto de puro amor, decidió no suspender el enlace con el que ambos soñaban y celebrarlo como homenaje a él.

 

La boda tuvo lugar el pasado 29 de septiembre y ahora han trascendido las fotografías. Jessica Padgett se ha hecho famosa sin quererlo y su triste historia nos ha emocionado a todos. Instantáneas cargadas de emoción, lágrimas y también de orgullo. Porque Kendall Murphy murió haciendo algo que amaba, en acto de servicio, como bombero.