Artemisa, la planta de la esperanza para curar a los enfermos de COVID-19

Científicos alemanes están investigando las propiedades de esta hierba, que podría ser un arma fundamental contra la pandemia del coronavirus

Artemisa, la planta de la esperanza para curar a los enfermos de COVID-19

Lucile Cornet-Vernet, directora de la Maison de l’Artemisia, y el investigador Jerôme Munyangi rodeados de esta planta de virtudes curativas.

Redacción

A pesar de que la artemisa (de nombre científico Artemisia vulgaris) es una planta tóxica si no se toma en las dosis adecuadas, los griegos y los chinos ya la usaban en la antigüedad para hacer frente a diferentes dolencias. Y, hoy, en Potsdam, Alemania, los investigadores del Instituto Max Planck, capitaneados por el doctor Peter Seeberger, han logrado con la artemisa resultados esperanzadores para el tratamiento de pacientes con COVID-19. De hecho, en breve podrían empezar con los ensayos clínicos.

Estas semanas, la ciudad es un lugar silencioso. Ni rastro de los miles de científicos e investigadores que cada día se cruzan en sus calles o en los edificios del Instituto Max Planck. Todos teletrabajan y en el centro apenas hay 100 personas, la mitad de ellas en el departamento de biología molecular, en el que investiga el profesor Seeberger.

En cuanto aparecieron los primeros casos de COVID-19, este experto en bacteriología recordó que durante la epidemia del síndrome agudo respiratorio severo (SARS) del 2002, los médicos chinos recetaron artemisa para aliviar los síntomas. Y a partir de ahí empezó a indagar para ver si la planta podría funcionar también con este nuevo coronavirus.

Descubre mucho más sobre la artemisa esta semana en tu Revista Pronto.