Una escuela de Senegal se convierte en destino turístico

Escuela Senegal1
Un profesor imparte clases a alumnos de secundaria en una de las aulas.

Aunque eran los «padres» e impulsores de la idea, los cooperantes españoles que promovieron esta escuela con aires gaudinianos en Senegal, mantuvieron un perfil bajo cuando, hace unos meses, se inauguró. El protagonismo no lo tenían ellos, sino esta increíble obra que impacta por su belleza, practicidad y singularidad, y los jóvenes que estudiarán en ella.

 

Merece la pena visitarla, pero hay que salvar un obstáculo nada menor: recorrer los 3.400 kilómetros que hay hasta Thionck-Essyl, un pueblo de la zona rural de Casamarza, la región más inaccesible y pobre de Senegal. En total se han levantado 22 aulas, indispensables para desatascar un cuello de botella muy perjudicial para la región. Las escuelas de primaria de la zona dan cabida a unos 2.500 alumnos. Las de secundaria, hasta ahora, solo permitían continuar los estudios a unos 1.000 adolescentes.

 

No te pierdas el reportaje al completo en las páginas de tu revista Pronto este lunes.