Irene Villa: «Después de un tiempo hecha polvo, ya no me duele nada»

MAM 02724773
Irene estuvo en la carrera solidaria 24 Horas Ford antes de viajar a México

La periodista Irene Villa sigue imparable y superando, día a día, todas las pruebas que le pone la vida, como las tres operaciones a las que se ha sometido por la rotura del tornillo de la prótesis del fémur.

 

-¿Cómo te encuentras tras la operación?

-Feliz y bien porque, después de un tiempo hecha polvo, ya no me duele nada.

 

-¿Por fin vas a poder descansar un poco?

-Tengo trabajo en México, en un encuentro para fortalecer a los líderes de las empresas. Para mí es un honor y un privilegio poder formar parte de estas conferencias y servir de inspiración a los demás para que sean más felices y mejores.

 

-¿Tendrás vacaciones, no?

-Sí. En julio me llevaré a mis hijos, Carlos, Pablo y Eric, por ahí. Y en agosto se van con su padre.

 

-¿Qué tal se llevan tus niños?

-Genial. Aunque dan un poco de guerra porque no paran, son tres terremotos. Entre ellos se potencian, juegan, gritan, saltan, no te aburres. Lo bueno de la custodia compartida es que, cuando ya no puedes más, les toca con su padre.

 

-En agosto te sentirás un poco sola…

-Todavía no sé qué voy a hacer, pero quiero irme lejos. Seguramente iré a algún país donde tenga amigos, como Australia. Eso es lo bueno de tener a gente repartida por el mundo.