Una piloto de F-3, viva de milagro

Una piloto de F-3, viva de milagro
Sophia Flörsch ya se quejó de la peligrosidad de ese circuito.

Viendo las imágenes del accidente que tuvo el pasado 18 de noviembre durante una carrera en el Gran Premio de Macao, sólo un milagro explica que Sophia Flörsch, de 17 años, siga viva.

 

La piloto alemana de Fórmula-3 perdió las dos ruedas izquierdas de su bólido tras chocar con otro vehículo. Sin control y a 250 km/h, el coche giró, volvió a impactar contra otro corredor y, después, debido a una banda elevada en la pista (la llamada banana disuasoria), «voló», empotrándose contra una estructura alta donde estaban unos fotógrafos haciendo su trabajo. Tras una operación de nueve horas, la joven se encuentra fuera de peligro y los médicos no creen que vaya a tener secuelas graves.