Rafa Nadal: la sacrificada vida de un campeón

Rafa Nadal con sus padres
Rafael felicitado por sus padres tras ganar en Wimbledon en el 2008.

A los 22 años, tras haber ganado en el mismo año el Roland Garros y el Wimbledon, el tenista manacorí se convirtió en el mejor de su profesión. Toda una proeza porque la competitividad es feroz en el tenis. Había llegado a la cima, pero, a partir de ahí, no todo iba a ir rodado. Lee en Pronto un nuevo capítulo de la vida de este grandísimo deportista en el que te explicaremos esas dificultades.