Pretty woman y sus anécdotas más desconocidas

¡Feliz 30 cumpleaños!

Pretty woman y sus anécdotas más desconocidas

Richard Gere y Julia Roberts tenían 40 y 22 años cuando se estrenó «Pretty Woman».

Redacción

Con motivo del 30º aniversario del estreno de la película en Estados Unidos, Pronto te descubre las curiosidades y secretos de su rodaje.

'Pretty Woman' era una versión moderna de la historia de Pigmalión –como 'My Fair Lady'– y estaba protagonizada por Richard Gere y Julia Roberts. Arrasó en todo el mundo, llegando a recaudar unos 420 millones de euros, y todavía hoy, cada vez que la emiten en televisión, se convierte en líder de su franja de audiencia.

¿Sabías que ni iba a ser interpretada por ellos ni acababa bien? En el primer guión, Edward, el despiadado hombre de negocios, echaba a Vivian, la maleducada prostituta, de su coche por no cumplir el acuerdo de no consumir drogas durante la semana que habían pasado juntos, lanzándole los 3.000 dólares que habían pactado como precio por sus servicios, y lo más fuerte, ella moría de sobredosis.

 

Julia Roberts y Richard Gere 

Los protagonistas de la película mantienen una bonita amistad.

La productora que iba a realizar la cinta quebró tres días después de que una jovencísima Julia Roberts, de 22 años, fuera contratada, pero Disney compró el guión y cambió el final.

Pese a ello, fue difícil encontrar un actor de peso que quisiera protagonizarla, pues ni Christopher Reeve (Superman) ni John Travolta ni Harrison Ford ni Al Pacino se prestaron a hacerla.

¿Te enamoraste de la canción de amor de la película? Pues debes saber que 'It Must Have Been Love', de Roxette, era originariamente un villancico al que se le cambió la letra para el filme.

¿Y sabes cuánto costó el espectacular vestido rojo que Julia Roberts lleva en la secuencia de la ópera? 28 euros, pues fue comprado en un mercadillo.

Si esto ya lo sabías porque eres muy fan, cuando el confinamiento acabe, podrías disfrutar de la "Pretty Woman Experience" que ofrece el hotel donde transcurre gran parte de la historia, el Regent Beverly Wilshire, con alojamiento en la suite presidencial, un Rolls Royce a disposición, spa y entradas para la ópera, eso sí, tendrías que ahorrar los 93.000 euros que cuesta, claro.