Gloria Camila y Sofía Suescun, irreconciliables en el plató de Supervivientes

Gloria Camila y Sofía Suescun, irreconciliables en el plató de Supervivientes

Jorge Javier Vázquez ha vuelto a picar a Gloria Camila y Sofía Suescun en el plató de Supervivientes.

El plató de Supervivientes 2020 estaba extrañamente silencioso anoche y es que, a causa de la crisis sanitaria del coronavirus, la producción del programa ha tenido que tomar algunas medidas de seguridad, como que los colaboradores mantengan las distancias y no tener público.

 

Jorge Javier Vázquez aprovechó para "meter cizaña" entre Sofía Suescun y Gloria Camila, consciente de que entre ellas saltan chispas a la mínima. Con tono de humor, el presentador les preguntaba: “Gloria, ¿quieres meterte un poco con Sofía? O Sofía, ¿tú con Gloria? Que esto está un poco apagado”.

 

Luego le daba la vuelta intentando que cada una dijera algo bueno de la otra. Primero se lo ha propuesto a Sofía: “Es que no la conozco, pregúntale a ella que me conoce mejor”, respondía la novia de Kiko Jiménez.

 

Entonces ha llegado el turno de Gloria, que no se ha cortado en contestar que: “Pues para no conocerme has hablado bastante de mí”. “Ay, cariño, hoy te has quedado sin aplausos”, ha dicho sarcástica Sofía, acostumbrada a que la hija de Ortega Cano cuente con el favor del público durante las galas. “Ya tú sin abucheos, prefiero los aplausos”, le ha cortado Gloria. Según ella, la “reina de los realities” viene guionizada de su casa y como no hay público en las gradas, se viene arriba. 

 

 

 

 

Sofía, por su parte, ha negado estar crecida porque, según ha explicado, no le importa que le abucheen: “Ya es algo mítico conmigo”. La novia de Kiko ha intentado picar a su compañera pero la hija de Ortega Cano optaba por terminar la polémica: “Qué pesada eres, tú y tu novio. Hay algunos que nacen con estrella y otros, como tú y tu novio, estrellados”. “Supéralo”, ha contestado Sofía. “Supéralo tú, cariño”, ha zanjado Gloria.

 

Mientras, Jorge Javier no podía evitar partirse de risa y, al terminar la conversación, aseguraba que: “es que sois infalibles, ¿eh?”.