Berenjenas asadas con tomate y ricotta

Berenjenas asadas con tomate y ricotta

Ingredientes

  • 2 berenjenas
  • 300 g de ricotta
  • 170 g de mozzarella rallada «light»
  • 250 g de salsa de tomate
  • 1 huevo
  • 2 ramitas de albahaca
  • sal
  • pimienta
  • Tiempo Total

  • 1 hora y 5 minutos

  • Preparación

    20 minutos

  • Cocción

    45 minutos

  • Coste

  • Dificultad

  • Tipo de plato

    Primero

  • Porciones

    4

  • Intolerancia

    No apta para veganos

Pasos

  1. Para preparar las berenjenas asadas, corta las berenjenas en lonchas finas, a lo largo. Extiéndelas en una bandeja, espolvoréalas con sal y deja reposar durante 20-30 minutos para que suelten el agua amarga.

  2. Transcurrido el tiempo indicado, lava las berenjenas, sécalas bien y disponlas en la bandeja del horno, sobre papel sulfurizado. Espolvorea una pizca de pimienta y ásalas en el horno, precalentado a 180 °C, durante 20 minutos. Retíralas y deja que se entibien mientras preparas el relleno.

  3. Coloca la ricotta en un bol y añade 150 g mozzarella y la albahaca finamente picada. Remueve para mezclarlo todo bien y reserva.

  4. Extiende las lonchas de berenjena, úntalas con la crema de queso y albahaca y enróllalas. Vierte un poco de salsa de tomate en una fuente refractaria, coloca encima los rollitos y añade más salsa. Reparte la mozzarella restante por encima y hornea unos 25 minutos a 180 °C. Sirve las berenjenas asadas calientes, espolvoreadas con albahaca picada.

El truco de Pronto

Pocas hortalizas aportan tan pocas calorías, son tan sabrosas y dan tanto juego en la cocina como la berenjena. Cuando esta joya de la dieta mediterránea se convierte en la protagonista del menú despliega todo su potencial adelgazante. Para que te hagas una idea, una unidad mediana, con tan sólo 50 calorías, nos abastece con una quinta parte de la fibra que necesitamos al día. Incluir en las recetas alimentos saciantes y bajos en calorías es la fórmula del éxito cuando deseamos perder peso sin pasar hambre. Si la cocinas con poco aceite y le buscas buenas compañías –salsas bajas en grasas, quesos frescos, etc.– perderás una talla en un tiempo récord.